miércoles, 29 de marzo de 2017

¿Qué Nos Trae la Televisión de Abril? Estas son mis series más esperadas


Esta primavera viene cargada de entretenidas sorpresas para los que todavía vemos televisión. Como ya saben, me he vuelto adicta al drama histórico y a los period piece, así que no esperen en este blog que me despida de “Bones” ni le dé la bienvenida a “Imaginary Mary.” En general, mi lista abarcará lo antiguo y para los amigos del costumbrismo, este abril trae series de todos los gustos y épocas.

El domingo dos de abril me presenta un gran dilema.  Esa noche es el final, final de “Black Sails” en Starz, pero también es el debut de “The Kennedy: After Camelot” en REELZ. Estoy tan contenta que los productores no les hayan hecho caso a las injustas críticas a su serie y que hayan decidido hacerle una secuela a “Los Kennedy”. Los enamorados de esos irlandeses que han sido la realeza de Estados Unidos, necesitábamos seguir la saga después de la muerte de Bobbie.


Tendremos a Matthew Perry encarnando a Ted Kennedy, Alexander Seddig será Onassis  y veremos cómo Katie Holmes pasa de La Viuda Kennedy a Jackie O.  Katie, Nena, te odio por ponerle tacones a tu hijita antes que supiera caminar, pero eres mejor Jackie que Natalie Portman (ya sé que parece anatema, pero es mi sentir y eso que Nat es mi actriz favorita).
(us. weekly)

Volviendo a mi dilema, creo que voy a ver esa serie en On Demand. Y allá también seguiré viendo la pelea de gatas de Bette Davies y Joan Crawford en “Feud”. No puedo hacer lo mismo con PBS, y los muy perros, van a dedicar los domingos de abril a las series de época. Ese primer domingo del mes, debuta la nueva temporada de “Call the Midwife”. Ahora las comadronas de San Ramón Nonato traerán al mundo a los bebés de 1962.

De los 60s, pasamos a La Batalla de Inglaterra con la segunda (y ultima) temporada de “Home Fires”. Mas encima, sigue a estas series una repetición (que para mí es debut porque no la he visto) de “Wolf Hall”.  Yo que estoy inmersa en toda ficción que cubre a los Tudor, muero ver esa adaptación de la novela de Dame Hilary Mantel que nos cuenta los líos maritales de Enrique VIII (Damian Lewis) y el ascenso de Cromwell (Sir Mark Rylance).

El martes 8 de abril nos vamos a una de vaqueros. AMC presenta la adaptación de The Son de Philip Meyer. Pierce Brosnan da vida al patriarca de una familia de rancheros tejanos, desde que lo secuestran los Comanches antes de la Guerra de Secesión, hasta que cumple 100 años en la época de la Primera Guerra Mundial. Aparte de que la historia suena magnifica, Pierce Brosnan ha envejecido muy bien y con tanto sex-appeal como Sean Connery. Parece que algo hay en eso de hacer de James Bond.

El domingo 16 de abril sigo con mis tudormanías. Llega “La Princesa Blanca” en Starz. No me interesa ver a la idiota de Lizzie (que ahora será la Reina Elizabeth, la primera soberana Tudor). ¡No la soporto! A la que quiero ver es a su madre que ahora será interpretada por Essie Davis. No solo tendremos a Phryne Fisher en esta secuela de “The White Queen” Me entristeció saber que Amanda Hale no volvería a caracterizar a Margaret Beaufort, pero la Reina Roja seguirá en guerra contra su nuera, y le dará vida nada menos que Michelle “Catelyn” Farley. En eso andaba, en vez de traernos a lady Corazón de Piedra.


Ya sé que dije que solo hablaría de cosas de época, pero dos de mis placeres culpables, “Veep” y “Silicon Valley” abren nuevas temporadas esta primavera en HBO. El 16 de abril es noche de reinas. Aparte de “The White Princess”, podremos ver cómo será la vida de Selina Mayer (Julia Louis-Dreyfus) ahora que ha sido derrocada y debe abandonar La Casa Blanca. Los nerds de “Silicón Valley” regresan a HBO, el 23 de abril, con nuevos juegos de tronos en el mundo del Internet.

Y hablando de nerds y genios, el 25 de abril en National Geographic tenderemos a un Geoffrey Ashe despeinado convertido en Albert Einstein. No sé ustedes, pero a mí me fascina Einstein, tal vez porque su vida trasciende a sus contribuciones a la ciencia. La miniserie “Genius” promete cubrir tanto la carrera como la vida personal, que es bastante complicada, del sabio.

Por último, está la entrada de fantasía del mes.  Tras años de ser esperada por los fans de la novela llega a las pantallas de Starz, “American Gods”. Basada en la novela de Neil Gaiman, “Dioses Americanos” narra la saga del ex convicto Shadow Moon (Ricky Whittle) , que, apenas salido de la cárcel, se consigue un extraño patrón, el enigmático y fraudulento Mr. Wednesday (Ian Mc Shane).
Mr. Wednesday


 Al poco tiempo, Shadow se entera de una verdad prodigiosa. Su patrón es miembro de un antiguo panteón pagano que el ateísmo derrocó, pero ahora esta sociedad sin dioses necesita crear nuevas y más peligrosas deidades. La tarea de los Antiguos Dioses será impedir ese auge de divinidades materialistas como Media (Gillian Anderson) y el siniestro Señor Mundo (Crispin Glover).
Shadow Moon

¿Cuál de estas series les parecen más atractivas?  Recomiéndenos otras series que debuten en esta primavera y no haya yo incluido en mi lista.



jueves, 16 de marzo de 2017

Guerrera vs Madre: La subversión de roles femeninos en Vikingos



¡Atención, Spoilers de la Cuarta Temporada!

La muerte de Helga, al final de la cuarta temporada de “Vikingos”, me dejó con sentimientos encontrados. Cada vez que me cae bien una mujer en esta serie, la matan. Helga, Aslaug, Siggy, tres amigas, tres madres, tres mujeres que representan Lo Femenino en una sociedad donde priman valores de Macho Alfa. Tres mujeres que son la antítesis de la mujer perfecta,  (según la serie) la shield-maiden Lagertha.   ¿Que nos trata de decir “Vikingos” con estas muertes? ¿Son Lagertha, y sus clones guerreros, superiores o más felices que las difuntas?


Aparentemente, la falla trágica de Helga estaba en su corazón de abuelita. Murió por ser compasiva, porque sus sentimientos maternales la cegaron a la realidad. Nunca entendió que Tanaruz odiaba a los vikingos y siempre vio en su madre adoptiva a un enemigo. Sin embargo, al elegir a Tanaruz  como instrumento de violencia y venganza, la serie está reafirmando esa imagen de la mujer que ejerce la violencia como los varones.

Desde sus inicios, que “Vikingos” propone la tesis de que esa sociedad escandinava primitiva es más libre y tolerante que la del resto de Europa, sobre todo en la igualdad de géneros. Por aquí y por allá, nos ofrecen atisbos de la esa igualdad. Las vikingas pueden acompañar a sus hombres en esas incursiones piratas que los hicieron tan temidos, pueden ser guerreras, pueden administrar propiedades, reinar y hasta practicar sacrificios humamos. Pero es en el terreno sexual donde la serie hace hincapié en la libertad de las mujeres que tienen matrimonios abiertos, pueden participar en tríos, y  explorar su lado homosexual.

Contrasta esto con la sociedad inglesa donde las mujeres son dominadas por sus parientes masculinos y por una iglesia que las reprime y explota. Fuimos testigo de cómo Judith, por el mero pecadillo de tener amores adúlteros con un monje y de tratar de pasar al fruto de ese amor como nieto del rey, fue torturada públicamente y hasta perdió una oreja.

Sin embargo, la misma serie ha demostrado más de una vez que las reglas sociales vikingas también reprimen. Tal como a Judith y a Gisla, a Thirry la casan en contra de su voluntad. Ragnar puede acostarse con cuanta fémina se le cruza por el camino, pero no le cae nada bien que Aslaug le haya sido infiel.  Lagertha, Thirry y Torvi sufrieron a manos de maridos abusivos.  El noble Ragnar le suelta su buen sopapo a Aslaug cuando ella intenta defender a Floki, y Bjorn abusa verbalmente de su esposa Torvi, enfrente de los niños pequeños. Para colmo, sale dando un portazo y antes de llegar a la taberna de la esquina,  ya la engaña con otra.
Aslaug golpeada por su marido
Lagertha apaleada por órdenes del suyo

Cada temporada nos demuestra que el doble estándar goza de buena salud en esa supuestamente abierta y tolerante sociedad incluso con la protagonista femenina de esta historia. Cuando conocimos a Lagertha era la reina del multitasking; manejaba la granja, criaba los hijos, se defendía de asaltantes y del acoso del cuñado, le daba su paliza al marido cuando andaba enojada, y hasta fungía de juez de paz de la aldea. Obviamente era una mujer fuerte que vivía en igualdad con su marido.
Lagettha fingiendo como juez de paz


Se cuenta que previo a su matrimonio, Lagertha era una de esas legendarias mujeres guerreras (shield-maiden o skoldmo). Por eso, Ragnar se la lleva consigo en su raid a las costas inglesas. Ahí Lagertha demuestra ser totalmente badass, se enfrenta al cuñado del Jarl Haraldsonque está violando a una sajona y cuando Knut intenta violarl a ella, la mujer de Ragnar lo mata. No es de sorprender que el público abrace la idea de esta poderosa mujer como la gran heroína del cuento.
Lagertha mata a Knut

Por eso resulta trágico e irónico que la felicidad de Lagertha se acabe por algo tan machista como una falla en su capacidad de reproducción.  A Ragnar  le baja un prurito de Enrique VIII  y desea tener muchos herederos.  Lagertha pierde un bebé, y queda la impresión de que no es el primer aborto espontaneo que sufre la guerrera. 

Ragnar mentalmente planifica buscarse otra esposa. En Suecia,  se encuentra con la Princesa Aslaug que lo impresiona con su belleza, su pedigrí (es hija de Sigfrido y la valkiria Brunilda) su ingenio, su aura mística y su cuerpazo. Le es muy fácil serle infiel a Lagertha y cuando Aslaug se le aparece en Kattegat con tremenda barriga, Ragnar anuncia que quiere tener dos esposas. Aquí comienzan los problemas.

Aslaug llega a Kattegat (Daily.co.uk)


Aslaug, y eso que es princesa, no tiene reparos en ser segundo plato. Lagertha, en cambio, no quiere compartir a su hombre. Suena raro en esa sociedad donde nadie parece ser dueño de las parejas, donde todo se comparte hasta el sexo. A Lagertha no le parecía mal la idea de tener cama redonda con Ragnar y Athelstane, pero Aslaug representa el límite de su liberalismo.


Pasan cuatro años, Lagertha está casada con Jarl Sigvard, un patán que la maltrata a ella y a su hijo Bjorn. Aquí encuentro la primera discrepancia. ¿Por qué Lagertha se ha vuelto a casar, y con un hombre que no ama y que más encima le falta el respeto? Creo que la respuesta es que sin un hombre que la represente, Lagertha no puede sobrevivir en ese mundo. Decir que la gran Lagertha, la guerrera, no puede valerse sola es anatema. Pero no hemos visto a ninguna mujer manejarse sola en el mundo vikingo. Aslaug tuvo que cruzar el mar para solicitar la protección del padre de su hijo;  Siggy tuvo que convertirse en la criada de Lagertha y acostarse con otros para poder salir adelante.




Inclusive en su primer matrimonio, Lagertha necesitaba del apoyo de su marido. Pudo muy bien matar a Knut solita, pero Ragnar tuvo que echarse la culpa de esa muerte para proteger a su mujer de la ira del rey.  Cuando  la guerrera deja tuerto al segundo marido, es Einar quien decapita a Sigvard y solo tras ese gesto, los vikingos reconocen a Lagertha como su reina. Cuando Einar alborota a los súbditos de Lagertha y se decide desterrar a la reina guerrera, es el oportunista Kalf quien la salva. Y aunque se convierte en dueña de Kattegat gracias a Torvi, Astrid y hasta Margarethe, es Bjorn quien la rescata de Ivar cuando el hijastro pretende vengar a su madre. 

Es como si Lagertha no pudiera realmente ser poderosa sino tuviera un varón que la socorriera. Hasta solicitó la ayuda Ragnar para recuperar su antiguo reino, y el que su ex marido se la haya negado debe de haber sido humillante.

Hay quien ve que la castración del agónico Einar como una manera de Lagertha de reafirmar su poder. Rara manera eso de ser poderosa por castrar a un hombre moribundo, inmovilizado y que ni siquiera era violador. El caso es que Lagertha desde ese día ha ido escalando el poder ya no como guerrera, ya no como mujer, sino como varón.

Lagertha lleva el juego de tronos hasta su cama, asesinando a Kalf el día de la boda de ambos. Tiene uno de esos affaires sin compromisos con el gran Ecbert. Mantiene relaciones con otra mujer a la que trata con la misma displicencia que tratan los demás varones a las suyas. Eso de andar llorando por Ragnar delante de Astrid, no demuestra mucho respeto por la pareja. Incluso un rechazo a su feminidad, fue el poco cuidado que tuvo con su ultimo embarazo. Si yo tengo un embarazo de alto riesgo no me voy a dar de espadazos con los francos. De fijo que pierdo al bebé.

Lagettha y Ecbert
Lagertha y Astrid son amantes guerreras


Lagettha pierde a su bebé 


Lagertha se ha vuelto más violenta que la mayoría de los guerreros y guerreras. Esta temporada hasta la hemos visto ser la ejecutora de un sacrificio humano. A los Lagertha-fans los enloquece lo sanguinaria que se ha puesto. El otro día, mi hermano, que se había perdido la cuarta temporada (ya se puso al día), me preguntaba: “¿Qué anda haciendo Lagertha últimamente?” “Ahí anda,  asando a un prisionero “le respondo desabrida y él se frota las manos exclamando entusiasmado” ¡Esa es mi Lagertha!”😖
Lagertha rostizando a Egil, El Bastardo


Pero la violencia más gratuita e incongruente cometida por la primera esposa de Ragnar fue el asesinato público y a sangre fría de su rival. En una serie que aprecia el espectáculo de mujeres que matan mujeres (Judith mató a Kwenthrith, Tanaruz mató a Helga, Lagertha derrotó a Gunhild) este homicidio fue toda   una sorpresa. Era imposible  que a Lagertha después de dos temporadas en las que no demostró ni celos ni animosidad en contra de Aslaug, repentinamente le subieran las ansias de revancha.





Ese “me lo quitaste todo” que Lagertha le espeta a Aslaug suena anacrónico en una cultura que se precia de practicar poligamia y poliandria a granel. Los hijos de Ragnar comparten la misma esposa, Borunn envió a Bjorn a la cama de Torvi, y a la misma Lagertha no le parece mal que su amante se acueste con su hijo.  Resulta extraño ver a Lagertha en plan de celosa e insegura. Sobre todo, porque para Ragnar nunca Aslaug tuvo el atractivo que ejerciera sobre él  su primera mujer.




Los celos de Lagertha nacen de una conciencia de que Aslaug es superior a ella.” ¿En qué? “aullarán indignados los miembros del Team Lagertha que incluso tildan a Aslaug de “fea”.  Ciertamente no es por ser princesa. El pedigrí no funciona en un mundo donde las hijas de emperadores chinos son esclavas, las reinas sajonas son asesinadas y la esposas de jarls pasan a ser cenicientas apenas matan a los maridos. Lagertha, por muy granjera que fuera su cuna, hoy es reina de Kattegat y aun antes de casarse con Ragnar, era legendaria como Sköld. Todas las guerreras de la serie (Astrid, Torvi, Pörunn) quieren imitarla; en la lejana Francia, la Princesa Gisla sueña con conocerla; hasta la misma Aslaug dijo admirarla.


Por largo tiempo pensé que la rivalidad entre la princesa y la guerrera estaba vinculada a la dicotomía Volva-Sköldmö. Aunque en la sociedad vikinga una mujer como Aslaug que tiene sueños premonitorios seria respetada por considerarla volva (una mezcla de chamán y vidente) en la serie sus atributos eran despreciados, principalmente por Ragnar quien no le hizo caso a su última profecía de que el líder vikingo encontraría su muerte en tierras inglesas.

En” Vikingos” hay un cierto resquemor contra las mujeres que practican la magia. Lo vimos con Yidu que fue ahogada por Ragnar por bruja y narcotraficante. No es coincidencia que el odio de Lagertha se despierte y manifieste cuando ve a Aslaug practicar un ritual mágico para asegurar un viaje prospero para Bjorn. Lagertha desprecia los dones sobrenaturales de Aslaug que la hacen inferior a una guerrera como ella que consigue las cosas por  la fuerza bruta.  Pero también le teme. Antes de matarla la acusa de “ser bruja”. Solo así explica la shield-maiden que Ragnar haya caído en las redes de Aslaug. Pero la magia verdadera de Aslaug no tiene que ver con sus visiones sino con su útero.


 Ragnar buscó otra mujer no porque Lagertha le pareciera menos atractiva o antipática. La falla de la guerrera fue su esterilidad.  Esa es la verdadera razón por la cual Lagertha odia a su rival. Aslaug trae con ella lo que Ragnar desea y Lagertha no puede darle. Una ironía de la serie es que la mujer perfecta no puede ser madre. Como para compensar, el guion se ensaña con la maternidad. Por un lado, muestra lo peligroso que es amar a los hijos, aun a los ajenos, por otro, mata criaturas a destajo. Es como si quisieran refutar la importancia que le dio Ragnar a la fertilidad o infertilidad de sus parejas.

En la serie la maternidad es una tarea ingrata. Hemos visto a los personajes femeninos llorar la muerte de sus hijas (Siggy, Helga, la misma Lagertha); hemos visto a Aslaug luchar por su hijo deforme, un pecado en esa sociedad de guerrero; hemos visto a Helga encariñarse con una niña de otra sociedad y cultura,  y vimos a Siggy dar su vida por salvar a los hijos de Aslaug. Sin embargo, lo que en otro cuento sería considerado una virtud en esta historia es visto como una flaqueza. Helga y Siggy provocan sus propias muertes y los hijos de Aslaug nunca le perdonan el favoritismo que   le demuestra a Ivar. Una verdadera guerrera no se encoge por tonterías como sentimientos maternales.
Antes de morir, Siggy tuvo una visión de su difunta hija.

Lagertha lloró a Gynda, pero se recuperó inmediatamente. Nunca más le hemos visto quebrantada. Cuando pierde a su hijo, exige a Ragnar ay Bjorn que la dejen llorar sola. Ella no puede demostrar debilidad y eso lo vemos en su relación con su único hijo, el que siempre le ha sido fiel. Nunca la vemos preocupada por Bjorn ni por su bienestar. Incluso cuando él la rescata de los otros hijos de Ragnar que pretenden matarla, no le muestra agradecimiento. ¿Y cómo calificar que alcahuetee los amores de Bjorn con su propia amante? No piensa en Torvi, no se da cuenta que fomenta en el hijo las mismas fallas que repudió Ragnar.

Por el contrario, Aslaug si se ha preocupado de Bjorn. Ella fue la que organizó el ritual mágico para asegurarle un buen viaje al hijastro. Ella fue quien liberó a Porunn para que pudiera casarse con Bjorn: ella fue quien trató de convencer a Ragnar para que tratara mejor a su hijo mayor. incluso, el que considero su mayor pecado, haber descuidado a la pequeña Siggy y haberse mostrado insensible ante la muerte de la hija de Bjorn, tuvo sus atenuantes.


Primero, que estaba totalmente borracha cuando Sigurd vino a darle la noticia: segundo que se supone que Aslaug es una princesa incapaz de freír un huevo. ¿Por qué siempre la culpan cuando a sus niños les pasa algo? ¿Acaso no tiene esclavos para cuidarlos? Si mal no recuerdo lo primero que dice Aslaug al saber de la muerte de Siggy es “Creí que alguien la estaba cuidando”.

(project fanddom)
 El hecho es que Aslaug se hizo cargo de una niña que no era de su sangre, que tenía padres y abuela vivos. Fue Aslaug quien ayudó a Pörunn en su parto y trató de convencerla de que no rechazara a su hija. Después trató de convencer a Bjorn de que se hiciera cargo de la niña. Por suerte, no intentó que Lagertha se hiciera cargo de la bebita. Aslaug actuó como si ella fuera la abuela de Siggy.




 Por años, Aslaug cuida de la niña, pero está pasando un mal momento, sufre de malos amores, bebe como cosaco, está al borde del colapso, lo descuida todo, incluso a Siggy. La niña muere y la audiencia la culpa solamente a ella. Por suerte ni a Bjorn ni a Lagertha les importaba Siggy y no cargaron contra Aslaug.

La tesis parece ser que Pörunn no hizo mal al rechazar a su hija: Lagertha actuó de igual manera al no preocuparse por la nieta, es Aslaug quien hizo mal en cargar con una cría ajena, tal como lo hizo Helga. Ser madre va en contra del ideal femenino de esta historia:  una guerrera sin las flaquezas de su sexo. Por algo, Bjorn le pone los cuernos a Torvi, porque ella no se comporta como la Sköld que es, sino como una ama de casa rodeada de niños llorones y que se atreve a andar reclamando al marido.

Helga era la mujer más co,mprensiva y dulce del mundo, pero Loki se sentía atrapado por esa felicidad incomprensible que ella le brindaba. Da la impresión que a los vikingos les temen a esas esposas tan perfectas y domésticas.

Y aquí entra la pregunta del millón. ¿Son las guerreras las mujeres felices y realizadas de la serie? No lo creo. No creo que ninguna de nosotras quisiera ser Pörunn, la que fracasó en su carrera, la insatisfecha con su aspecto físico, la que dejó que una depresión posparto le costara marido e hija.

 Tampoco quisiera yo ser Torvi que se pasa el día dividida entre cuidarle las espaldas a suegra y cuidar los críos. ¿Y qué es eso de que en la noche tenga que dormir con Lagertha? ¿Con quién deja a los niños? Está peor que Aslaug. ¿Y quién quiere ser Astrid?  Si, muy guerrera, muy liberada, pero es amante de una jefa que ni le da su lugar ni la quiere, y por darse su revolcón con Bjorn termina engañando a la amante y a la amiga. ¡Qué bonito!


El cuarteto Bjorn, Lagertha, Astrid y Torvi. Todo es mejor en familia.


Yo quise y admiré a Helga. Era el personaje más tierno de la serie y mucho mérito tenía para que un loco como Floki la haya amado tanto. Y me gustaría ser Judith, porque a pesar de lo de la oreja, es quien mejor lo ha pasado. Tiene vestidos bonitos; hijos a los que puede querer sin avergonzarse por ello; ha sido amante los dos hombres más interesantes y menos machistas de la serie; y ahora hasta es reina. Eso es mejor que andar cargando escudos pesados y dándole palos al prójimo.

¿Les gustaría ser mujer en una sociedad vikinga? ¿Cuál es su preferida en la serie? Y si estuvieran en la serie, ¿en la piel de cual personaje femenino les gustaría habitar?


miércoles, 1 de marzo de 2017

Entre Stevenson y Los Piratas del Caribe ¿Cuál será el final de Black Sails?


Acercándose el final de la cuarta temporada, que también es la última, entra la interrogante ¿cuál será el destino de los personajes de “Black Sails”? Es el momento de recordar que este cuento de piratas es una precuela de la famosa Isla del Tesoro de Robert Louis Stevenson. ¿Tendrá el final algo que ver con la novela? ¿Significará esto que tanto Flint (Toby Stephens) como su lugarteniente John Long Silver (Luke Arnold) sobrevivirán?

Hace casi cuatro años que “Black Sails” es mi placer culpable. Como “Spartacus”, es un muestrario de misoginia (todas las mujeres son malas, complicadas o provocan la desdicha de los hombres) y de violencia machista, pero sus excelentes actores han logrado retratar personajes profundos que nos conquistan a pesar de sus pecados y defectos. De ahí  la preocupación por saber quiénes quedarán vivos, quienes al menos tendrán un final semi” feliz.”

“Black Sails” sufre de esa falla trágica de “Juego de Tronos”.  Todos los hombres mueren, aunque sean héroes, aunque sean simpáticos, aunque sean bonitos.  O como nos recuerda Ileane Rudolphs en su nota para TV Insider “, En el último viaje de Black Sails “Nadie es intocable


El Valar Marghulies se aplica también a la escasa presencia femenina. Todavía no sabemos si Anne (Lady Clara Paget. Si es una "lady"real, hija del Marqués de Anglesey) murió desangrada.  ¡Imposible! Anne Bonny, una de las pocas damas  que incluyen los anales de piratería, murió anciana y con ocho hijos.   Su marido, Calicó Jack (Toby Schmitz) fue colgado antes que Charles Vane (Zach McGowan) subiera al cadalso y Barbanegra (Ray Stevenson) tuvo un noble final en batalla (o sobrevivió como nos quisieron hacer creer los productores de “Crossbones”). En cambio, en “Black Sails” recibe una ejecución brutal e ignominiosa a manos del Gobernador Rogers (Luke Roberts).
El verdadero Woodes Rogers y familia.


El verdadero Woodes Rogers pasó un tiempo en prisión por deudor moroso, escribió un bestseller, regresó al Caribe como gobernador por segundo término, y acabó sus días con tanta celebridad, que en Nassau hay estatuas y calles con su nombre.  A pesar de los antecedentes históricos, no le auguro un buen fin al Gobernador. Su tortura y asesinato de Barbanegra no serán perdonados por los hombres de este último, tal como nadie le perdonará a Eleanor (Hannah News) la ejecución de Charles Vane.

 Debo ser la única fan  que quiere a Eleanor, por eso no creo que  ni haberla embarazado en la serie le salvará la vida.  Sobre todo porque ni es un personaje real ni la inventó Robert Louis Stevenson. Y eso provoca otra pregunta. ¿Sera el final de “Black Sails” un puente que nos lleve al comienzo de La Isla del Tesoro? El guionista Jonathan Steinberg, en la ya mencionada nota del TV Insider, ha dicho que “le guiñará un ojo “al relato de Stevenson.  Eso me da mala espina.

A mí nunca me preocupó la suerte de mi otro personaje favorito: El Capitán Flint. Siempre supuse que tanto él cómo Long John Silver sobrevivirían para reaparecer en La Isla del Tesoro, junto a Israel Hands, Billy Bones y la mujer “de color”, esposa de Long John. Por mucho tiempo sospechamos que Max (Jessica Parker Kennedy), sería la enigmática Mrs. Silver que en la novela el cocinero/pirata deja a cargo de sus negocios mientras él va en busca del deseado tesoro del Capitán Flint. Ahora, sin embargo, sabemos que esa mujer, que Silver espera reencontrar luego se convierta en millonario, podría ser la valerosa guerrillera Madi (Zethu Dlomo).


Leí la novela de Stevenson a los nueve años. Me la dieron cuando el sarampión, me mandó a la cama. No sabían que hacer para tenerme las manos ocupadas y evitar que me rascara. A una chica del servicio se le ocurrió comprarme una edición rustica que vendían en el almacén de la esquina. Recuerdo que me dijo como excusándose, “Dicen que es lectura para niños hombres”. ¡ Niños hombres, indeed! Me olvidé de la comezón apenas comencé a leerla. No la pude soltar sino hasta ese final donde Jim Hawkins, el protagonista, nos cuenta lo que ocurrió con los sobrevivientes de la expedición para recobrar el tesoro de Flint, que ahora sabemos es el cargo de la Urca de Lima.

El relato de Stevenson despertó en mi un apetito insaciable por el género pirata y por las muchas versiones fílmicas y televisivas de La Isla del Tesoro, la última de las cuales se llama “Black Sails”. Aunque Flint (llamado Jonathan, no James como en la serie) es una figura omnipresente y fundamental en el relato, el pirata lleva casi una década muerto. Sucumbió, alcohólico, a una cirrosis y al deliriuns tremens en un cuartucho de Savannah. Antes de morir, cuentan Silver y otros, Flint compuso la famosa canción esa que habla de los quince hombres en el baúl del muerto y entregó el mapa de su tesoro a Billy Bones.

Los que amamos la novela, sabemos que Flint en algún momento enterró su tesoro en La Isla del Esqueleto, por eso no puede morir en la serie. Es como si muriera Billy Bones.  ¿Entonces a quién, veinte años más tarde, Jim Hawkins le robaría el mapa del tesoro? Es como si muriera John Silver.  ¿Quién regentaría la Taberna del Catalejo antes de servir de cocinero en la expedición del Caballero Trelawney?

Sin embargo, hay señales de que el final de” Black Sails” no necesariamente dejará un escenario idóneo para que ocurran los sucesos que Stevenson describe en su novela. Me refiero específicamente a Flint. Desde el comienzo de esta historia, el personaje de Toby Stephens está tan obsesionado con su tragedia interior que actúa impulsivamente y muchas veces en contra de los intereses de su tripulación por lo que los desconfiados marineros prefieren el liderazgo del más sensato Billy Bones (Tom Hopper).

En esta temporada los papeles se han trocado. Billy Bones ha perdido la confianza de los esclavos y de John Silver quien ahora es totalmente devoto de Flint. La alianza Flint-Silver es muy frágil y no hay nadie fuera o dentro de la pantalla que no lo sepa. Eso suscita un fascinante Juego de Tronos bucanero en los que Billy e Israel Hands (David Wilmot) juegan a ser Meñique y susurran respectivamente en los oídos de Long John y el Capitán que no deben confiar en la lealtad de su nuevo amigo. Hasta Madi entra en el juego, aconsejándole a su amante que descarte a Billy de su lista de amistades.

Stevenson cuenta que Flint era temido por su tripulación, pero que el Capitán le temía a Long John. ¿Qué puede ocurrir en estos seis capítulos que faltan para que el respeto y confianza de Flint se conviertan en temor? Tal vez algo relacionado con Madi, el gran amor del pirata de la pata de palo. Espero que no, Madi puede ser la futura Señora Silver. Un personaje femenino en una novela donde no hay mujeres (una exigencia que el hijastro de Stevenson le hiciera al escritor) pero cuya presencia es un constante en los labios de su esposo.

En el episodio 4 de la serie, Silver se entera, por boca de Max, de la existencia en las Doce Colonias de campos donde las familias aristocráticas inglesas destierran a sus parientes indeseables. Inmediatamente se le ocurre (sin nunca decirlo, todo está en la expresión de Luke Arnold) que ahí puede estar Thomas Hamilton. Aunque los románticos suspiramos por un reencuentro entre Flint y su gran amor, esto podría acabar, como con la reaparición de Miranda, en otro velorio. Ya es sabido que todos los que Flint ama tienen un mal final. He ahí también la preocupación de Silver de que su amistad con el ex James McGraw lo pueda llevar a la tumba.

Y para rematar, tenemos los famosos spoilers sobre el final. Toby Stephens en una entrevista telefónica con Collider contó que un personaje, hasta ahora secundario, será quien demuestre su lealtad a Flint y lo acompañe en ese trágico descenso que lo puede llevar a una muerte que no tenga lugar en un camastro de Savannah, o tal vez a esa escaramuza en La Isla del Esqueleto. Stephens ha dejado claro en todas sus entrevistas que el final de Flint será trágico porque su sueño de crear una república pirata en el Caribe nunca se logrará y porque su relación con Silver llegará a un quiebre fatal.

Esos factores, un último sueño fracasado y una última amistad perdida,  pueden desencadenar muchas cosas. Aún más si reaparece Thomas solo para un último adiós. Con tanta tragedia, no me sorprendería que Flint se dedicara a ahogarse en la proverbial botella de ron. No necesariamente tenemos que verlo muerto, al menos que la serie nos lleve a su cabecera cuando agónico le entregue el mapa a Billy Bones. El mismo Steinberg ha dicho que, aunque nuestros personajes favoritos estén a salvo siempre hay suertes peores que la muerte.


¿Saben lo que me gustaría? Que dedicaran un par de capítulos a empalmar el final con el comienzo de The Treasure Island. Que viéramos a Billy Bones en La Posada del Almirante Benbow, montando vigilia como Burt Lancaster en “The Killers”; que viéramos al sacristán ciego llevándole la mota negra y sobre todo,  me gustaría ver a un Luke Arnold envejecido y doméstico junto a su mujer, su loro y sus parroquianos de la Taberna del Catalejo. A propósito, el loro se llama Capitán Flint, así que tan mal recuerdo no dejó el trágico pirata en Long John Silver.
 
 Long John Silver (Charlton Heston) y el Capitán Flint 
Preguntas para los fans de “Back Sails. ¿Qué esperan ocurra al final de la serie?  ¿Quién creen que sobrevivirá esta última batalla en New Providence? ¿Qué dudas desean que se resuelvan al final?  La mía sigue siendo la identidad de la futura Mrs. Silver. Todo me hace creer que se trata de Madi, pero también podría ser Max.  La otra es sobre ese personaje que acompañara a Flint hasta el final. No sé porque creo que se trata de Mrs. Hudson, la criada de Eleanor. Tal vez porque la interpreta Anna Louise Plowman, esposa de Toby Stephen en la vida real.