sábado, 16 de abril de 2016

Entre el presente y el pasado: Downton Abbey 6x06


Parece que el progreso triunfa cuando Cora reemplaza a su suegra como presidenta del nuevo hospital y cuando Downton Abbey abre sus puertas al público. Pero el pasado sigue haciendo de las suyas: Coyle escribe una carta a Baxter; Barrow debe enfrentar sospechas basadas en lo que ocurriera con  Jimmy, y el pasado de Edith puede arruinar su futuro con Bertie.

Un día en la Abadía

En medio de la convalecencia de Robert, y la aburrida lucha por el hospital que ya se ha convertido en una guerra entre Isobel y Violet, a alguien se le ocurre que para recaudar fondos para la institución deben dejar que el público entre en Downton Abbey. Ósea convertirse en “monos en el zoológico” como lo pone Mary.

Ahora nos parece tan normal que haya gente que quiera ir a chismear en casa ajena, y ver como viven los de la Alta, yo misma soy una fanática de visitar mansiones históricas, pero entiendo la sorpresa de los Crowley y su servicio ante la posibilidad de, cómo lo explica Edith, hayan personas que viven de manea tan diferente a los demás,  que inspiren curiosidad en el vulgo. Lady Violet y Carson están totalmente en contra de la visita. Robert tampoco está contento. Los demás oscilan entre la curiosidad de convertirse en espectáculo público y el placer de serlo.

La Condesa Viuda está segura que la ulcera perforada de su hijo ha demostrado la necesidad de tener un hospital de la familia. Se equivoca, no solo se aprueba la fusión, además ella pierde su puesto en el comité del cual ahora será presidenta Cora.


El gran día llega. Todo está bien organizado gracias al invitado de honor, Bertie, que ya es un experto en este tipo de cosas. Los turistas se aglomeran, pero las guías (Cora y sus hijas) descubren que son unas indoctas en lo que respecta la historia de la familia.

Irrumpe en la Abadía la Dowager airada. Acaba de interesarse que la han corrido de su trabajo.  Interpela a rugidos a su nuera enfrente de los visitantes. La tilda de “traidora”. Los turistas quedan encantados y perdonan que las guías no sepan quién pintó tal retrato o el significado de los escudos labrados en la chimenea.

Debo decir que ese exabrupto de Lady Violet fue lo único divertido en un capitulo muy tenso y desagradable. Si al final Thomas Barrow terminó llorado yo quería sentarme a llorar con él.
Este episodio fue una serie de escenas frustrantes.  No fue tan frustrante que finalmente Robert y Carson decidieran que Barrow debe marcharse, aun cuando Mary aboga por el gay en residencia, recordándole a su padre que Thomas adora a los niños y viceversa. “Cuando George sea grande, que contrate de nuevo a Barrow” es el consejo de Lord Grantham. Lamentablemente, ya se sabe que Thomas  es dispensable y aun mas, cuando sus encuentros clandestinos con Andy son malinterpretados por Carson y por Mrs. Patmore.

Tampoco fue tan frustrante que Mary le dijera a Tom que lo considerará un traidor si se entera que le ha escondido los verdaderos orígenes de Marigold. Era de esperarse, pero es frustrante que Mr. Carson no se dé cuenta de cómo ofende a su esposa. Cada vez que puede la compara con Mrs. Patmore en el terreno de la cocina (¿Por qué no se casó cola cocinera entonces?) o se queja de cómo Elsie dobla una sabana a o saca brillo a la platería.

Es tremendamente frustrante que después de todo lo vivido, Edith y Mary se embarquen en esas riñas infantiles de la primera temporada y que vivan haciendo comentarios ofensivos sobre el novio de la hermana.  “Mecánico seboso”, “Nerd soso” ya parecen las Pretty Little Liars. Señoras, ya tienen más de treinta años, son mamás, viudas, tienen dinero, tienen trabajo, y a ambas las cortejan hombres perfectos. No pueden gastar tiempo en rivalidades tontas. ¿Qué ejemplo les darán a sus hijos?

Pero lo que ya me lleva al límite de la exasperación es Daisy, que va camino de ser la nena más odiada de las series (detracito del Ollie, asesino de Jon Snow). Sus celos del incipiente romance entre su madre postiza y su suegro la llevan delinquir (leer y destruir correspondencia ajena es un delito). Lo bueno es que Mrs. Patmore no se deja amedrentar por los desplantes de su pincha.

Cupido contra las Crowley
Mrs. Patmore no es la única en  provocar pasiones. Mary recibe una declaración de amor de su mecánico bajo la lluvia, ¿pero podrá sobreponerse al hecho de que Talbot es pobre y corredor de autos?

Otro que también es despreciado por tener bolsillos vacios es Bertie Pelham. Es un caballero como remarca Cora, pero para Robert  no es digno de la hija de un conde, aunque Edith venga “manoseada”. Pero me gustó lo que dijo Lord Grantham que Edith con su trabajo y la revista “puede convertirse en una de las mujeres más interesantes de su época”. Me gustó porque por una vez uno de sus padres reconoce los meritos propios de Edith, no los que su casta le  ha heredado.

Y Cupido sigue persiguiendo a las Crowley. Lord Merton anda muy pegadito a Isobel, y en su última visita trae a Amelia Cruishanks,  novia de su nefasto hijo Larry. Amelia anda muy interesada en amistar a su prometido con la futura madrastra. Demasiado hincapié en que Larry no está en contra de un segundo matrimonio del padre, pero Isobel no lo nota. La que sí, con su acostumbrada sagacidad, huele a ratón muerto en la supuesta cordialidad de Amelia es Lady Violet.

La Sombra del Pasado
Edith podrá ser una mujer interesante del día, pero su pasado es el de una mujer escarlata. Me encanta la escena en que presenta a Marigold con Bertie. Pero como comentan sus padres, una hija fuera del matrimonio no es muy atractiva para un pretendiente. Cora es de la opinión de que Edita cuanto antes de confesar su pecado a Bertie. Robert prefiere dilatarlo. Ahí de nuevo vemos la diferencia entre la manera de pensar del Ancien Regime y del pragmatismo moderno.





Otra que recibe un bofetón del pasado es Baxter. Desde la cárcel, Coyle le escribe. No sabemos qué hay en la carta, pero a Molesley le  sorprende que la doncella no la haya tirado a la basura.

Hablando de Molesely, protagonizó una de las escenas más bonitas de la noche. Mientras arregla los detalles de los exámenes de Daisy, el profesor Dawes le comenta al lacayo que tal vez haya un puesto en  el mundo docente para él. Le ofrece que de un examen para ver el alcance de sus conocimientos. 

Lo que me conmovió de este arco no es solo que por fin la generosidad de Molesley será recompensada con una elevación de clase, saldo y mundo, pero también me gusta que el profesor diga que su oferta nace del entusiasmo que ve n el lacayo por la enseñanza. ¿Cuántos de nosotros no estamos llenos de entusiasmo por emprender este u aquel proyecto, y nadie nos da una oportunidad? En cambio hay gente involucrada en esos proyectos  que no aman su trabajo y lo practican mecánicamente.

Barrow, siempre Barrow
Mrs. Patmore y Mr. Carson notan actitudes sospechosas entre Andy y Thomas e infieren lo peor. Barrow dolido descubre que nadie confía en él, mas encima ahora si lo despedirán. El capitulo acaba con él solo, llorando a lagrima viva. Poechito.




Vestido de la noche




En este episodio, Edith demostró su ignorancia en lo que concierne a la historia de la Abadía, pero lucio esplendida como una joya más de Downton Abbey en este vestido azul con falda de tres volantes. Una moda que resucitaría en los 80’s yo tuve varios vestidos en esa hechura.

4 comentarios:

  1. A propósito de la serie policial australiana protagonizada por Phryne Fisher me gustaría contactar con usted. Mi nombre es Ricardo Bada y mi dirección r.bada.hansen@gmail.com Para más información acerca de mi persona, este enlace : http://fronterad.com/?q=blog/13

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le acabo de escribir desde mi correo Yahoo.

      Eliminar
  2. Este capítulo estuvo bueno, pero concuerdo en que hay cosas que frustran.

    Me gustó la parte cuando el pueblo va a visitar la Abadía, re ignorantes nuestras ladies jajajja
    Pobre Lady Violet, pero ya era hora de ideas nuevas y Cora es la ideal para representarlas :)
    Lindo Molesley, a mí también me alegra que sus esfuerzos y amabilidad sean recompensados. Me encanta su nueva faceta de maestro.
    Encontré muy bella la puesta de escena del momento de la declaración de Talbot.

    Ahora lo demás: En verdad Carson, se pone muy odioso en esta parte.
    Daysi pfff para qué agregar más? jaja como tú dices, va a la par de Ollie jajajajja
    Larry y su novia son tal para cual, cuál de los dos más horrendo, menos mal que a nuestra condesa viuda no se le escapa nada y está lista para defender a su amiga :)
    Sip, Edith y Mary siguen en lo mismo, aunque esto alcanzará las mayores proporciones en el 8, gran capítulo igual!
    About Thomas:¡dejen de hacer sufrir a mi niño! :(

    Buena reseña! Estamos hablando!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecito Thomas. Se ha convertido en el Jaime Lannister de DA. Es tan conmovedor que se vuelve sexy.
      La ignorancia de las Crowley refleja lo que dijo Mary durante la vidita de Gwen, de que no les habían enseñado nada útil
      Barrow será el más sexy, pero de buscarme un marido no se, tendría dudas entre Molesley, Mr. Mason o Bertie. Son tan útiles, tan tiernos, tan buenos.
      Ya espero mañana tener el recap del cap. 7

      Eliminar