jueves, 20 de febrero de 2020

Acorn TV: Para Gatitos Seriefilos Anglófilos



El 2020 comenzó con problemas económicos, laborales y de salud, y un invierno muy helado. Me la pasaría en cama viendo tele. Como Netflix me está haciendo chirriar mis nervios, mi hermano aprovechó una sorpresa de nuestra compañía de cable y añadió a nuestra parrilla de canales AcornTv, una caja de sabrosas sorpresas para los que amamos las series con acento británico.

Yo todavía no tengo claro lo que es una plataforma de streaming. No conozco esos cosos, los Rokus, los Fires, y tengo una vaga idea de cómo funciona Apple Tv. Para mí una plataforma es como un árbol navideño al que le vas colgando canales como si fuesen ornamentos. Por eso me sorprendió que Amazon Prime no sea considerado una streaming platform teniendo cien y más canales.

En fin, yo no tengo mucho acceso a esa información porque heredé el Panasonic de mi hermano. Tiene pantalla plana y es (creo que) de comienzos del milenio, pero al no calificar como “Smart tv”no puede engancharse de compañías de video como Hulu o Britbox (ambas están disponibles en Amazon Prime).

Estaba sometida a ser una mendiga de entretenimiento o a ver Netflix en la estrecha y poco confiable pantalla de mi Sansa-laptop, cuando Spectrum vino en mi auxilio. Cuando nos cambiamos a este departamento en mayo pasado, contratamos de nuevo Spectrum como nuestra compañía de cable. En su nueva parrilla, no muy amistosa, encontramos la aplicación de Netflix.

Así ahora veo en pantalla grande los errores históricos de “The Crown”, las sandeces de “Anne with an E” y los monstruos del “Mundo Oculto de Sabrina” y “The Witcher”. Sin embargo, Spectrum fue concluyente, Netflix iba a ser la única empresa de entretenimiento en incorporarse a su programación.

Bueno, este año, la parrilla de canales se ha expandido para admitir AMC Prime, Sundance NOW, Urban TV, Shudder y AcornTv. Mi hermano me ofreció contratar uno de ellos, o en su defecto EPIX, el único servicio premium que no tenemos (bueno tampoco tenemos los canales porno, obvio). Yo elegí AcornTv.

Fue un proceso de eliminación.  No estoy para ver pelis de terror (Shudder); EPIX no trae nada que me interese; Ya tengo Sundance y AMC; Urban solo tiene programas para afroamericanos y no quiero cometer (¡Señor protégeme!) apropiación cultural.  Así que me fui por Acorn, aunque no sabia casi nada del servicio aquel.

Hace años, incluso cuando todavía vivía aquí, Acorn era solo una distribuidora de videos. A casa nos llegaba su catálogo ofreciendo videos (ms tarde DVD y Blu-Ray), libros, música, juegos, hasta ropa de vestir y de cama. Su especialidad eran productos de la televisión inglesa, mis favoritos.

Desde el 2013 Acorn Tv se ha convertido en un servicio de streaming. A pesar de que no tiene mucho stock, un poco más de 200 ofertas, es totalmente variado. Revisar el catálogo en línea revela que trae series británicas que incluyen dramas, misterios, documentales y comedias como todas las temporadas de “Doc Martin”. También tiene derechos para ofrecer en el extranjero todas las producciones que la BBC e ITV han hecho de la obra de Agatha Christie. Así tenemos a Miss Marple, Poirot y la nueva versión de “Partners in Crime”.

Además, ACorn Tv trae otros misterios de países angloparlantes como “Jack Taylor” (Irlanda) Australia (Miss Fisher) y Canadá (“Murdoch Mysteries”). Como si fuera poco trae productos de Europa Continental sean italianos, franceses y una maravilla de Portugal llamada “Vidago Palace” de la que hablaré por separado.

Acorn Tv cuenta también con filmes, miniseries, documentales de calidad y contenido superior a la basura de Netflix y un regalote para esta viejita: series…viejitas…pero en serio viejitas. De algunas nunca había oído hablar antes. ¡De otras…Ohhh que nostalgia!  

Me había olvidado de los preciosos vestidos que usó Lee Remick, y de la romántica pareja que compuso con Ronald Pickup, en “Jennie: Lady Randolph Churchill”; de los diálogos y actuaciones perfectas de “Yo Claudio”:  y de lo exquisito que se veía Sam Neill (con o sin ropa) en “Reilly, Ace of Spies”. De Reilly también tendré que hablar por separado.


Acorn Tv también se ha contagiado con el hábito de crear series originales. Le ha apostado a un subgénero interesante, la comedia de misterios con “Agatha Raisin” y “Queens of Mistery”. Y como lo que más gusta en este mundo en este siglo son los misterios y las historias de espionaje optaron por crear un thriller histórico llamado “Close to the Enemy”.

Esta miniserie limitada me presenta con un problema común en el servicio de Acorn, le faltan episodios. En este caso el primero, así que entré a ella falta de información. Tanto así (acababa de ver “The Aftermath”) que creí que la acción tenía lugar en la Alemania de la posguerra. No es así.

Tal vez para ahorrarse dinero han escogido situar la acción en un espacio de Londres totalmente en ruinas con la excepción del Hotel Connington que es donde este cuento tiene lugar. En 1946, Callum “Cal” Fergusson (Jim Sturgess, el George Boleyn de"  La Otra Bolena”) es un ex ingeniero aeronáutico, un oficial de inteligencia y ahora a cargo de convencer a Dieter Kohler (August Diehl de " Salt” y " The Inglorious Basterds) de trabajar para el gobierno de Su Graciosa Majestad.

Dieter, que era uno de esos científicos mimados del Tercer Reich, ha sido traído (a regañadientes) a Londres junto a su hijita Lotte. A Cal se le da una semana para que lo convenza de no trabajar para los rusos ni los yanquis. Para eso utiliza estratagemas infantiles como conseguirle al científico huevos revueltos al desayuno o llevar a Dieter y a Lotte a ver el decadente show del hotel, donde chicas guapas que juran no ser callejeras (Charity Whitfield, la Maria Bolena de “Wolf Hall) bailan con gordos millonarios como si fueran danzarinas exóticas y donde una Angela Bassett, muy intensa, reforma el jazz.
Dieter y Lotte

Lo único que consigue Cal es exasperar al alemán y hacerlo más desconfiado. Aparte que Cal está más preocupado por problemas personales. Como la idea de un espía para los británicos es la de un mujeriego James Bond, le aportan a nuestro antihéroe una serie de problemas de faldas. Aunque para el segundo episodio ya tiene a Chatity Whitefield au naturelle encaramada arriba, al oficial baby sitter le gusta la cantante afroamericana, quien ya ha confesado que ha debido huir de USA por ser demasiado respondona para el gusto de los racistas.
Cal y sus mujeres

Después esta Charlotte Riley (Mrs. Tom Hardy para las fans del marido) encarnando a Rachel, una viuda millonaria estadounidense que está comprometida con un amigo de Cal, pero a cada rato viene a molestar al hotel. Y no nos olvidemos de Miss Griffiths (Phoebe Fox) que dirige una oficina encargada de los crímenes de guerra y está segura de que Cal tiene algo para aportar a su trabajo.

Cal tiene un problema familiar con su hermanito Víctor que parece sufrir de algún tipo de trauma bélico que lo hace insoportable. Freddie Highmor, e el Norman de “Bates Hotel” y a quien conociéramos en su niñez por filmes como “Finding Neverland” y “Charlie and the Chocolate Factory”, encarna a Victor y es uno de los peores actores de un ensemble ya bastante mediocre. Solo se salvan veteranos como Alfred Molina, Lindsay Duncan y Alfie “Theon” Allen.
El insufrible Victor
Si la serie no gastara tanto tiempo en los Hermanitos Fergusson, y en otros clichés de period drama, podría ser más interesante, porque tiene mucho que mostrar. Solo que en las manos de Stephen Poliakoff la historia se convierte en una sarta de presentismos y revisionismo histórico que la convierte en una majamama que solo ha gustado a The Guardian. 

Una lástima que Poliakoff haya cometido el mismo error que otro prometedor period drama, “The Crimson Field”, de creer que le darían más temporadas para desarrollar personajes y subtramas. “Close to the Enemy” fue una de las series olvidadas de 2016, pero ahora pueden verla en AcornTv como un ejemplo de lo que pudo ser.



“Close to the Enemy” no es lo peor y ciertamente no es lo mejor de lo que AcornTv ofrece. Desde los clásicos de la segunda mitad del Siglo XX hasta modestas joyas de la televisión europea y de la Commonwealth, hay una oferta dinámica que va variando, a pesar de que todavía no sé con qué frecuencia. Por ejemplo, ahora en febrero nos llega “Lovejoy” una serie de los 80 con Ian McShane y “Anzac Girls”, una miniserie que hicieron los australianos hace cinco años para conmemorar el aniversario de la Gran Guerra y principalmente del Desastre de Gallipoli.

A pesar de que Britbox tiene una biblioteca más amplia que AcornTv, tiene el problema de que solo puede verse en países angloparlantes. Todavía no se entera que hay un mercado para los productos británicos fuera de USA y de la esfera de la Commonwealth. En cambio, Acorn TV sirve a un público residente en España, México, Argentina, Perú y Chile si poseen la plataforma adecuada (Apple TV, Roku, Amazon Fire, Amazon Prime).

Acabo contando el mayor problema que he encontrado en Acorn. Al agregarlo como un canal más a la partilla de Spectrum (y no como una app.) no tengo posibilidades de que me renueven el contenido. Debo resignarme a las 245 ofertas en la biblioteca reducida que se me ha concedido y eso que pagamos lo mismo que los suscriptores que bajan la app. solo que sin sus privilegios.

Aun así, es una oportunidad de ver lo mejor de la televisión inglesa de fines del siglo XX y comienzos del XXI. Los que quieran bajar la app para sus televisores, celulares, tablets y computadores, aprovechen y así tendrán una experiencia más plena que la mía. Entretanto, espero ir escribiendo reseñas de lo nuevo y lo viejo que puedo ver en mi paquete.
¿Alguno de ustedes ha probado AcornTV?

No hay comentarios:

Publicar un comentario