miércoles, 16 de marzo de 2016

El Lado Porcino de los Crowley: Downton Abbey 6x02


¿Dije que el primer capítulo de la última temporada había sido soporífero? Me lavo la boca con jabón. Este es una mosca tse-tsé. ¿Dije que Los Grantham eran un modelo de cómo debía comportarse la clase patronal? Lávenme la boca con jabón porque en este episodio los señores de La Abadía de Downton se revelan como un grupo de insoportables y despóticos metiches.

Encargando un bebé Bates
Veamos por partes. Anna le confiesa a Lady Mary su problema de fertilidad. La patrona le recuerda que ella también tuvo dificultades para concebir. Lo próximo es que la mucama se ve ante una eminencia ginecológica de Hurley Street y su problema parece tener solución. Un buen ejemplo de intromisión patronal.

Varios miembros de la Familia Crowley quieren meter su cuchara en las próximas nupcias del mayordomo y ama de llaves. Elsie Hughes se niega tener su boda en La Abadía. Es su lugar de trabajo y ese día ella no quiere ser sirvienta. Carson esta híper  incomodo porque no sabe como decirles a sus amos que se guarden su invitación, su Abadía y sus buenas intenciones en donde mejor les quepa. Pero lo importante de esta subtramas es el detalle de que Elsie Hughes, nunca ha compartido la adoración de su prometido por Mary. Recordemos que para Carson, Mary es la hija que nunca tuvo.  ¿Será posible que las mujeres más importantes en la vida del mayordomo peleen como gastas para demostrar su poder? Eso sería interesante de observar

Robert es otro atrapado entre mujeres entrometidas. Su consuegra y su madre insisten en que tome partido en la roñosa lucha por el hospital local. Robert se niega hacerlo. Cora no le facilita las cosas poniéndose de lado de Isobel.

El destierro de los Drew

Mary comienza sus nuevas labores de agente  haciéndose cargo de una exhibición porcina. ¿Y quién tiene los mejores chanchitos en las piaras Crowley? Nada menos que el sufrido Mr. Drew. Mary decide ir a visitar a los Drew y se lleva a George y a Marigold consigo. Mala idea. , ¿Por qué Marigold  parece importarle tanto a la mujer de un granjero? A Cora le da nauseas pensar que su hija mayor pueda comenzar a sospechar la verdad.

¿A ver, por qué Mary no debe saber que su hermana es mamá soltera? Después de todo Lady Mary está lejos de ser una santa paloma. Muy sencillo, por si no nos habíamos dado cuenta, la rivalidad entre hermanas sigue presente con un leve cambio. Ahora Mary va a envidiarle a Edith el dinero, el vestuario, el trabajo y hasta el piso en Londres que su hermana consiguió sin tener que casarse con nadie.
Al enterarse de la salida, a Robert se le ocurre una idea patriarcal y medieval. Hay que desterrar a los Drew  Tim Drew suplica a Milord que no haga tal cosa. ¡Que horror! Los Drew no han hecho más que favores a los Crowley. Otro en su lugar ya estaría chantajeándoles. Pero al buen Señor Drew solo se le ocurre recordar al Conde que su familia ha sido vasalla de los Grantham desde los días de Napoleón. Robert les da una segunda oportunidad que se desvanece cuando la Señora Drew tiene otra brillante idea: secuestrar a Marigold en medio del concurso de cerdos. Los Grantham deciden ser cerdos ellos, y a  Los Drew no les queda otro camino: deben empacar.

Esto es un alivio para Cora que tiene una pulga en la oreja llamada Daisy. Los tiempos han cambiado. ¿Recuerdan el primer capítulo de la serie con una Daisy adolescente levantándose de madrugada para encender las chimeneas? Tarea que debía desempeñar antes que los amos se despertasen porque ¡Guay de ella si se dejaba ver!

Ahora no solo Daisy habla de tú a tú a tú con La Condesa además ha desarrollado  un discurso rojillo. A espaldas de Cora la acusa de ser “el enemigo” por ser “parte del sistema”. ¿Qué quiere Daisy? Pues que Los Grantham recojan a Mr. Mason como si fue a un perro vagabundo. Obvio que con la expulsión de los Drew, el suegro de Daisy ya tiene casa asegurada. ¡Qué arreglo tan porcino! Me simpatiza Mr. Mason, pero estos nepotismos déspotas de los amos de la Abadía resultan muy injustos. por no llamarlos ingratos.

Mejor frase de la noche
Mrs. Hughes “Que El Cielo no permita que nosotros, los humildes, hagamos nada que contradiga a la bendita Lady Mary”.

Personaje que más lastima me inspiró en la noche

Por si los Grantham no estuvieran ya imponiendo su poder con pisadas de elefante,  su mayordomo decide imitarlos y asusta a Thomas con un que no “haría daño” buscarse un empleo. Los Grantham jamás han hablado de despedir al gay en residencia, además de que salvó aSibbie, encontró a la difunta Isis, de que es el mejor jugador de cricket del condado, que sirve de caballito para los niños de la Abadía,  da como caché tener un homosexual malévolo dando vueltas por la casa.

Lamentablemente no todos los patrones son así de tolerantes y a Barrows le va horrible en su entrevista de trabajo. Al parecer tendrá que ser valet, chofer, jardinero, ect. “Quieren una orquesta” comenta Thomas. Para colmo el mayordomo entrevistador capta enseguida la orientación sexual del aspirante y no  encuentra nada pintoresco el que Barrows sea “delicado”.

Mejor vestuario
Edith será la más sufrida de “Downton Abbey”, pero sufre a lo Greta Garbo enfundada en un guardarropa espectacular. Odio el color rojo, pero este profundo carmesí le queda bellísimo a la rubia de la casa.

Y este traje sastre es exquisito, muy diferente alos tailleurs masculinos de Mary. El tono gris que continua en los accesorios es interrumpido por la guarda dorada del cloché de la editora. Me encanta el jabot deensemble sea una capita.
la blusa gris perla y el detalle de que en vez de un blazer el exterior del traje sea una capa.

Espero el próximo capítulo esté más entretenido, no me puedo pasar la noche admirando el vestuario de Edith

7 comentarios:

  1. Hola Male!

    Estoy de acuerdo en que los Crawley tuvieron ciertas actitudes extrañas esta temporada, hay otro momento después bastante incómodo.
    Pobre sra Hughes,que no la dejen elegir. A veces aburre que Carson ponga su devoción a la familia por delante de todo, incluso de su prometida.
    A mí me dolía la cabeza pensando cuando Daisy le dijera todo eso a Cora, pero es interesante la comparación que haces con la primera escena. Nunca entendí porqué ella no podía subir, a ver si tú me lo explicas ;)
    Y sip, lo de Marigold se lo ocultan a Mary porque saben que ella haría algo con esa información...lamentablemente hasta el final de la serie su relación sigue igual.
    Pobrecito Barrow!!! Lo tienen mucho tiempo con la incertidumbre :(

    Buena reseña, Male :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Carson y Daisy son las dos caras de la moneda de como se relacionan los sirvientes con los amos. Siempre en el esquema Upstairs/Downstairs, el mayordomo de los Bellamy, Mr. Hudson era igual de devoto.
      En el mundo tan estratificado de la aristocracia inglesa, había clases aun para los sirvientes. La más elevada incluía a los “visibles”: mayordomo, valets, doncellas, mucamas, ama de llaves, chofer. La gente de la cocina, muy rara vez podía ser vista por los señores, y lo más bajo en la escalra social eran las pinches de cocina (skivvies). En UD, a Ruby, la pinche solo le permiten asomarse (y desde una galería) cuando el Rey visita a Los Bellamy. Y en una ocasión, durante la escases de criados en la Primera Guerra, Ruby se ve obligada a subirle una bandeja de comida a James, el dueño de casa, y este la corre a aullido limpio. Por eso es tan sorprendente que ahora Daisy pueda hablar cara a cara con Lady Cora.
      Como ya sé mas o menos lo que va a pasar SPOILER sé que Thomas termina de mayordomo. No me lo imagino tan devoto como Carson. Mary nunca le ha perdonado a Edith que le contara al mundo lo que pasó con Pamuk. Y lo que me da rabia, es que Edith si le perdonó que arruinara su noviazgo con Sir Frederick. Ya con eso debería estar a mano.
      ¿Cuál es el otro momento incomodo?

      Eliminar
  2. Gracias por la explicación!

    El momento incómodo es en el próximo, la sra Hughes no tenía nada apropiado para usar en la boda y a alguien se le ocurre (no recuerdo quién, Mary me imagino) tomar prestado un abrigo de lady Cora para usar encima de un vestido que había comprado mrs Patmore. El caso es que ni le preguntan y esta llega a su habitación (luego de un mal día) y encuentra a Anna, la mrs Hughes y mrs Patmore hurgando en su armario.Y como es de esperar monta en cólera.
    Es incómodo por los dos lados, es totalmente comprensible que la Lady se enoje pero también uno se siente súper mal por la sra Hughes :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy nooo, pero es que a mi también me daría rabia. A veces todos son muy atolondrados en esa casa. ¿Pero sabes? En la vidareal pasa eso tambien si un na es muy compinche con los jefes, de pronto te dan un parón y te dicen que eres una fresca o te ponen en tu lugar. Bueno, y me imagino que esta la habrás vivido. No hay nada peor que ser muy yunta de los alumnos, se te suben a la cabeza. Yo no pasé por eso al comienzo porque enseñaba a nivel universitario, pero cuando me tocaron lolas de un colegio de señoritas...¡Ayyy, no hay nada peor que darles mucha confianza!

      Eliminar
    2. Ayyy nooo, pero es que a mi también me daría rabia. A veces todos son muy atolondrados en esa casa. ¿Pero sabes? En la vidareal pasa eso tambien si un na es muy compinche con los jefes, de pronto te dan un parón y te dicen que eres una fresca o te ponen en tu lugar. Bueno, y me imagino que esta la habrás vivido. No hay nada peor que ser muy yunta de los alumnos, se te suben a la cabeza. Yo no pasé por eso al comienzo porque enseñaba a nivel universitario, pero cuando me tocaron lolas de un colegio de señoritas...¡Ayyy, no hay nada peor que darles mucha confianza!

      Eliminar
    3. Buneo, ya vi el capítulo y la reseña está publicada. No sé, entiendo el malestar de Cora, pero es cierto lo que dijo Mary. Mrs Hughes siempre ha sidot an leal, discreta incapaz de hacer nada impropio, no era para tratarla así. La que estuvo mal fue Mary, prestando lo ajeno.

      Eliminar