jueves, 16 de enero de 2020

La verdadera historia de Carlos y Camilla Shand: The Crown 3x07 y 3x09



Ahora nos toca hablar de Camilla Shand, de la verdadera, no del invento de Peter Morgan. ¿Estaba enamorada de Carlos al comienzo de su relación? ¿O solo fue un interludio en medio de su gran pasión por Andrew Parker-Bowles? ¿La obligaron a casarse? Sabemos que los presentó Lucía Santa Cruz, ¿pero quien era Camilla Shand antes y después de conocer al Príncipe de Gales?

Uno de los errores de “The Crown” es decir que Camilla fue despreciada por no ser princesa. Lady Di no era princesa. En los 70 no había muchas princesas casaderas, en Europa, que no fuesen católicas. Se sabía que el matrimonio de Carlos no sería unión dinástica. Solo se le pedía que se casara con una chica de buena familia, buenos modales y linaje aristocrático. Camilla entraba en todos esos parámetros.

El Pedigrí de Camilla
Su padre, el Mayor Shand, era de clase media acomodada, pero su madre Rosalind Cubbit (Debutante del Año en 1939) era hija del Barón Ashbourne. La madre de Rosalind, Sonia Keppel era hija de Mrs. Keppel, la y última y más célebres de las maitresses royales de Eduardo VI. El padre de Sonia, el Honorable George Keppel, era hijo del Conde de Albermarele, cuya familia descendía tanto del gran Cromwell como de Carlos II, lo que hace a Camilla una Estuardo.
Sonia Cubbit y su hija Rosalind

Camilla creció en un hogar adinerado-su padre se había dedicado al negocio de los vinos- tranquilo, rodeada de mascotas y caballos, y dedicada a sus hobbies, la lectura y la equitación. Fue a escuelas de niñas de renombre como Queen’s Gates, en Kensington, de la cual saldría a los 16 años para ir a un internado de señoritas en Suiza donde acabaría su educación.
Camilla de pequeña

A los 18 años, Camilla pasaría seis meses en Francia estudiando el idioma y la literatura del país. Para los estándares de su clase social y época, Camilla Shand era una chica educada y preparada para la gran meta de las mujeres de la alta sociedad: un buen matrimonio. El próximo paso de los Shand era presentar en sociedad a su hija y presentarle a ella buenos partidos.  Para eso ofrecieron una gran fiesta, en la que Camilla lucía un vestido de chiffon negro. En esa fiesta la futura Duquesa de Cornualles conocería a dos hombres importantes en su vida.
Camilla y su madre en su debut

El primero fue Kevin Burke. Recién graduado de Eton, hijo de Sir Aubrey Burke, el diseñador de aviones, Kevin de 19 años es importante en este cuento porque sería con quien Camilla perdería su virginidad.  El otro hombre seria Andrew Parker-Bowles con quien ella perdería mucho más.

Me detengo un momento para describir las fuentes de información que estoy usando. Por supuesto siempre comienzo por un clásico Príncipe de Gales publicada por Jonathan Dimbleby en 1994. Sigo con la biografía de Sally Bedell Smith, Prince Charles: Passions and Paradoxes of an Improbable Life (2017), pero tambien estoy leyendo The Windsor Knot: Charles, Camilla and the Legacy of Diana de Christopher Wilson (2003). Wilson es otro de esos flojonazos que viven de la investigación ajena. Se basa en las columnas del legendario chismógrafo, Nigel Dempster, quien fue quien entrevistó a los amigos y “hombres “de nuestra Duquesa de C.

Volviendo a nuestro cuento, la relación Shand-Burke duró poco. Aparte de iniciar a Camilla en la actividad sexual hay un par de comentarios de Burke que son importantes para definir la carrera futura de la debutante. El primero es que Kevin (entrevistado en los Noventas) la recordaba como muy simpática, alegre, pero no particularmente guapa. En otro sitio donde notaban los impedimentos para que Camilla Shand fuese Princesa de Gales se decía que era “poco fotogénica”. Ahí se evidencia la superficialidad de los tiempos modernos que privilegian lo físico aun a la hora de elegirle esposa al heredero del trono británico.

Si no iba a haber princesa de cuentos, al menos se esperaba que la consorte real fuera glamorosa y espectacular (como lo fue Diana). Quien solicitaba eso era la prensa. Vale recordar que es la prensa la que decide estas cosas, se las mete en la cabeza sus lectores y se la presenta a La Corona como “es lo que pide el pueblo”. Algo extraordinario, es que la prensa tuvo muy poco interés en Camilla en el año en que fue compañera de Carlos (1972-1973). Mas preocupaba la Princesa Ana que se casaría en 1973, suceso ignorado por “The Crown” y del que hablaremos en otro momento.

Mirando las fotos de la época, Camilla se ve desastrada, despeinada. Se sabe que es desordenada. En su libro Charles & Camilla: Portrait of a Love Affair Gyles Brandeth entrevistó a Virginia Carrington, compañera de cuarto de Camilla quien relató que su amiga les tenía terror a los colgadores de ropa, todo lo tiraba en el suelo y tampoco limpiaba el baño: “Les tenía aversión a los fluidos de limpieza. Tendrías que ver como dejaba el baño después de usarlo”.

Suzanna de Vries, en su libro Royal Marriages, describe una anecdota sobre lo desastrada que era Camilla, aun despues de ser amante  Estando en casa de su abuela Lady Ashbourne, y a la espera del Príncipe de Gales, a Camilla se le rompió el zipper de sus jeans. Rapidamente, y ante el pasmo de su abuela, se plantó un alfiler de gancho para sujetarse los pantalones.

Siete Años de Humillación
Pero volvamos a la Camilla de 1966. Como la mayoría de las debutantes, su vida estaba planeada en espera a que llegase a ella su futuro marido. En lo que eso sucedía algunas trabajaban, otras estudiaban, pero en los liberales 60, lo prioridad era independizarse de los padres. Así Camilla Shand, a los 19 años, se fue a vivir en un piso de Belgravia, con dos amigas de igual pedigrí. Todo pagado por los padres. Para ser más independiente, Camilla se consiguió empleo de recepcionista en la afamada firma de decoradores de Sybil Colefax&John Fowler, de la cual sería despedida por no llegar a la hora.

Es que Camilla se la pasaba en fiestas y dormía hasta tarde. Kevin Burke era cosa del pasado. Ahora Camilla tenía un nuevo acompañante, Rupert Hembro, de una importante familia de banqueros. Aun para la época, era un poco escandaloso que Camilla fuese tan abierta on el hecho de que ella y Rupert eran amantes. Eso no importó mucho, puesto que, en un baile en Escocia, Camilla se reencontró con Andrew Parker-Bowles, y Rupert pasó a segundo plano.
Camilla y Rupert

Parker-Bowles tenía 27 años, era capitán de dragones y había sido ayudante del Gobernador de Nueva Zelandia. Todo esto lo hacía más glamoroso que la mayoría de los jóvenes que formaban el circulo de Camila. Además, tenía reputación de mujeriego y se le conocía como “el mejor amante de Londres”. Esa aura de peligro cautivó a Camilla tanto como las famosas dotes amatorias de su nuevo amante. Ni siquiera le importó a la chica que, en la primera etapa del romance, Andrew siguiese viéndose con su otra novia Lady Carolyn Percy, hija del Conde de Northumberland.

Siete años duraría la relación Andrew-Camilla. Siete años de humillación, de saberse constantemente traicionada. Camilla se había enamorado locamente del Capitán Parker-Bowles y no podía acabar con él. incluso intentó volver con Rupert Hambro, pero fue en vano. Ni siquiera que Andrew la engañase con sus amigas o que iniciase un romance público con la princesa Ana, la hacían olvidarlo. Sobre todo, porque Parker-Bowles constantemente volvía buscarla.

Esta relación era la comidilla de Londres. Camilla se ponía en evidencia, interrogaba a cada mujer que conocía si andaba en amores con su novio. Harta de tanta pregunta, Lady Carolyn le respondió “cuando me canse de él, te lo devuelvo”. Una noche, Camilla vio el auto de su novio estacionado enfrente de la casa de su nueva conquista. Incapaz de contenerse, la futura Duquesa de Cornualles, escribió un insultante mensaje con su lápiz labial en la ventana del vehículo para, acto seguido, reventarle los neumáticos.

Cuando Lucia Santa Cruz decidió presentarle a su amiga-vecina al Príncipe de Gales, no andaba de casamentera. Solo quería que Camilla recobrase su autoestima. Tal vez, un affaire con alguien tan importante como el futuro rey de Gran Bretaña, alejase a Andrew.

Esposa Pesa más que Amante
Carlos y Camilla simpatizaron inmediatamente. Aprovechando la ausencia del ahora Mayor Parker-Bowles, quien estaba de servicio en Irlanda y Chipre, el heredero al trono y su nueva amiguita pasaban mucho tiempo juntos. Camilla tenía una personalidad extrovertida y alegre, un sentido del humor extraordinario y sabía escuchar. Carlos se sentía importante al lado de esta mujer tan vivaz yalgo que Camilla había aprendido con Andrew tan experta en la alcoba.

“The Crown” y muchas biografías lacrimógenas nos han querido vender el cuento de la historia de amor del siglo. No niego que exista amor hoy entre los Duques de Cornualles, pero dudo mucho que ese sentimiento estuviese presente en la primera etapa de su relación. Lo que existía en Carlos era una tremenda dependencia sexual y emocional, pero, aunque Camilla le tuviera cariño, eso no era suficiente para liberarla de la dependencia sexual y emocional que la ataba a Parker-Bowles.

Algo que sorprende a muchos es que Camilla no deseaba ser reina. Su rol de “amante real” le parecía estupendo ya que la acercaba a su ídolo, Mrs. Keppel. Tanto Kevin Burke, como compañeras de escuela de Camilla, han comentado sobre la obsesión de ella de ser como su bisabuela. Ese era el rol que le asignaba a Carlos, ser su rey-amante. Pero para marido, Camilla solo tenía un candidato y ese era Andrew.
Mrs. Alice Keppel

Para ser francos, Carlos tampoco quería casarse con ella. No era tan tonto como nos lo muestran en la tele. Aunque Camilla pasase a ser parte de su vida, no reunía las condiciones que La Corona exigía de la futura reina. Mas allá de pedigrí, belleza o falta de virginidad, el problema más grave de Camilla es que tenía un pasado, peor aún tenía un presente bochornoso del cual ella no quería desprenderse.

Por eso es por lo que toda esa pataleta de Carlos en “The Crown”, gritándole a la reina Isabel que no permitirá que le hagan lo que, a su tío y a su tía, es ridícula y nunca tuvo lugar. Nadie obligó a Carlos a irse de maniobras al Caribe. No hubo nada de extraño en su asignación a un puesto en el extranjero.
Se dice que antes de embarcarse, el príncipe rompió con Camilla por lo que ella no tuvo que solicitar su permiso para casarse. Eso sí, le escribió dándole la noticia. Carlos tomó muy mal lo de la boda, le escribió a Camilla suplicándole que no se casara, pero no le ofreció matrimonio.

Toda esa faramalla que inventó Morgan sobre una conspiración en contra de Carlos y Camilla es mentira. Nunca hubo un complot fraguado entre Lord Mountbatten y la Queen Mom, por la sencilla razón de que se detestaban y no iban a planear nada en conjunto. La Reina Madre no convocó a los padres de Camilla y los de Andrew, ni los hizo pararse ante ella como el staff de Downton Abbey ni les ladró ordenes como un Mr. Carson cualquiera.

¿Por qué la reina viuda iba a ofender así a sus amigos los Parker-Bowles? ¿Por qué iba a exigirles que casaran a sus hijos cuando tanto los Shand como los padres de Andrew deseaban ese matrimonio?  Esa escena es casi tan grotesca e improbable como que la reina Isabel y su madre avergonzasen a Ana obligándola a contar detalles de su vida íntima delante de su padre y tío. A propósito, el romance de Ana y Parker-Bowles fue totalmente público. No fue ninguna sorpresa para la familia, pero ya hablaremos de eso en su momento.

Fue entonces que Andrew regresó de su tour militar y, por supuesto, volvió a buscar a su novia. Ningún principito le iba a quitar una mujer. Esto acabó con la paciencia del Mayor Shand que estaba harto de ver lo bajo que había caído su hija.  Junto con el padre de Andrew, que también quería que su hijo sentara cabeza, fue al Times, en marzo de 1973. Ahí ambos anunciaron el compromiso de Camilla y su galán y solicitaron que la noticia se publicase.

El Mayor Parker-Bowles fue el primer sorprendido con el anuncio, pero no podía hacer nada. Retractarse lo pondría en posición de que la Familia Shand lo llevase a tribunal. Romper un compromiso era todavía causal de demanda y arruinaría la carrera de Andrew. Se encogió de hombros y aceptó casarse.Camilla se convirtió en Mrs. Andrew Parker-Bowles un 4 de julio. 

Fue una ceremonia católica muy lujosa. La novia lucía un precioso vestido de verano diseñado por Beverllee Sassoon. En “The Crown” se ve a Emerald Fennell con cara cariacontecida. En las fotos reales, Camilla se ve muy contenta Se la llamó la boda del año con 800 invitados entre los que se contaban la Reina Isabel, su madre y su hermana. Hasta la Princesa Ana estuvo ahí. El único ausente, por razones de buen gusto, fue Carlos.

Solo volvería hacer acto de presencia en la vida de su ex, cuando fuera padrino de Tom, el primogénito de los Parker Bowles. Para entonces Camilla tenía claro que su marido nunca le seria fiel ni nunca la respetaría. De acuerdo con declaraciones tanto del Príncipe Carlos como de su duquesa, ellos comenzaron su affaire en 1979 tras el nacimiento de Laura, segunda y última hija de los Parker Bowles.
Los Parker-Bowles y sus hijos

Hay historiadores y chismógrafos que dicen que esos amores datan de antes, de 1976. Lo cierto es que para entonces ya había otras mujeres en la vida del príncipe de Gales. Según las estadísticas, entre la boda de Camilla y la boda de Carlos con Diana, ¡él tuvo 25 mujeres! Algunas fueron aventuras pasajeras, otras relaciones clandestinas prohibidas (léase con mujeres casadas), pero también hubo varias que pudieron haber sido Princesas de Gales. En mi próxima entrada dedicada a “The Crown”, hablaré de las novias de Carlitos.

10 comentarios:

  1. NOOOOOOO!!!! Escribí un testamento y se me borró D:

    En fin... recapitulemos.

    Ya dije que lo de Camilla y Carlos daba para comedia romántica. No es el romance del siglo aunque varios parece que quieren hacerlo ver así, en contraposición de los que idolatran a Diana. Camilla me cae bien, no la adoro, pero defectos que tiene como ser desastrada me re identifican xD. No la justifico por todo el daño que pudo hacer, pero me simpatiza porque al menos el personaje que tengo en mi cabeza de ella es muy de caricatura.

    Por lo que se ve lo de Camilla y Carlos no se dio al comienzo porque no hubo suficiente de ambas partes: amor, voluntad, valor. Todo lo que pudo haber después. Varios argumentan que por ahí no fue porque ella era católica, pero vamos, que la dichosa Acta que impedía a Margarita y Peter casarse podía ser tumbada abajo y no quisieron, más aún creo con Carlos. Y no era raro que las enamoradas se cambiaran de religión para casarse. Lo que pasa es que era una época en la cual era un sueño tener un affaire con el Príncipe, pero de ahí a casarse a cualquiera creo que le daría miedo. Por ejemplo a la prima de Carlos, nieta de Lord Mountbatten, quien yo creo que varios en la familia apostaban por esa unión pero ella no quiso, tal vez porque ya no existía más la presión del abuelo que ya estaba muerto.

    Por eso se re contentaron con Diana que era "limpia" e ingenua y les salió el tiro por la culata xD.

    Ya dije que The Crown como que le hace campaña al futuro rey, pero además que la serie se está poniendo latera, como que deja a Carlitos medio taimado entre líneas. O sea... según la trama viene tu hermana y te dice que tengas cuidado con la amante y tú te empotas xD. La verdad si el futuro rey es así con sus relaciones personales no me extraña que le haya regalado un montón de plata a su hijito y nuera para que ahora le quieran dar la bota je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NOOOO! Comienzo con mi más sentido pésame. Se me hiela la sangre cada vez que recuerdo cuando se me han borrado notas. Por suerte el Auto recovered suele salvar parte.
      Por supuesto. ¡Desastradas del mundo unámonos! Aquí en la casa ando toda pilila. Y cuando trabajaba en la Católica una vez se me descosió la basta y como no tenia hilo ni aguja, me la corcheteé.
      Si yo creo que como dijo Carlos alguna vez a Camilla es a la que más han insultado y desprestigiado en este triangulo.
      Hay mucho mito sobre la primera etapa. Uno es la religión de Camilla. Ella era anglicana bautizada. Se casó con un católico, crio a sus hijos católicos, pero nunca dejó de ser anglicana. Cuando se casó con Carlos no tuvo que bautizarse como lo hizo Meghan.
      El gran problema con Camilla entonces es que no podía/quería soltar a Andrew.
      Lo de Lady Amanda lo voy a hablar la próxima semana D-s mediante, es mas complejo de no querer ser reina, y muy legítimo. Ya vez que a la Megan le ha tomado dos años chorearse y eso que es solo duquesa.
      Yo voy a sonar “vieja moñuda”, como decía Mi Ma, pero esa era la razón para cuando incluso ya no se necesitaban alianzas monárquicas, se casaran con princesas, porque al menos sabían lo que venia y lo que iban a tener que soportar. Fíjate que Lucia Santa Cruz, como educaban a las niñas en su tiempo hubiera sido mas aguantadora, mas diplomática. Tú ves una persona como la Reina Máxima de los Países Bajos, jamás un escándalo (de su papá es otra cosa) un orgullo tener una latina como reina, pero la futura reina de Noruega, la Mtte-Marie. ¿Ósea de dónde sacaron una camboyana como esa?
      En la Familia Real desde la generación anterior de la Reina, todos se han casado mal. Un milagro que Eduardo no se haya divorciado de Sophie. Pero si hasta el Duque de Kent se casó con la hija de un nazi. Y aunque no den tanta vergüenza como los de Mónaco, la familia real española tan bien las baila.
      Casarse dentro de una casa reinante exige disciplina, organización, sacrificio, diplomacia. No te casas con Pepito Pérez, te casas con una institución. Es como cuando en Chile se casan con oficiales de las fuerzas armadas y al rato se están quejando “nunca estai en la casa. Seguro me pones el gorro. Yo no soy tan importante para ti. No quiero ir a la fiesta del General porque su mujer me cae como patada en la guata.” Ósea, haz tu research antes y no te cases. Por eso Kate Middleton dos veces dejó plantado a Guillermo antes de aceptarlo. Hasta la Queen Mom hizo lo mismo. Y ya viste el buen trabajo que hicieron, porque iban con los ojos abiertos.
      En FB hemos estado hablando de si los ingleses van a dejar que reine Carlos o van a exigir al Duque de Cambridge en el trono. ¿Qué opinas?

      Eliminar
    2. La verdad lo que más me dolió de The Crown fue que nunca mostraran la historia de amor de Isabel y Felipe desde el principio. La verdad que si empezaban por ahí había material para entretenerse, pero si no supiese la historia de antemano no entendería porqué estos dos siguen juntos. Creo que hasta ahora no existe película que muestre ese ship y eso que hasta de Carlos y Diana hubo cuando se casaron.

      Está complicado ver quién asume... iba a decir Will pero hay un impedimento y son los hijos, podrá parecer una nimiedad pero es importante que al menos el próximo heredero tenga a sus dos padres cerca hasta cierta edad. Pero hace falta un líder firme porque con todo el post Brexit se viene la pasarela de Primeros Ministros y mínimo que haya una figura de continuidad. Yo diría que Carlos asuma hasta que Jorge tenga 16 y de ahí abdique, había leído incluso que el que Harry y Meghan quieran retirarse les jode mucho a los Duques de Cambridge porque con ellos se repartían tareas, ahora el peso se les viene jodido en serio...

      Tengo un canal de YT donde hablo de series y personajes. Está re nuevo, pero tengo pensado hablar un día de The Crown porque casi todas las reseñas que he visto en español se quedan con que es (o fue) la serie más cara. Un día aviso.

      Eliminar
    3. Queeee? Tienes un canal y no me has invitado? Dame el link. Es que esto de hacer peliculas sobre genteque esta viva y al lado de uno es de fines del siglo XX. Fijate que cuando se casaron Philip y Elizabeth en Hollywood mandaron a Fred Astaire y Jane Powell a filmar una peli en LOndres que se llamó "Royal Wedding", pero obvio los novios eran demasiado finos para aparecer. La que si apareció fue Sarah Churchill, la hija de Sir Winston que se las daba de actriz. Un abrazo

      Eliminar
    4. https://www.youtube.com/channel/UCX5b93Z55-4GsrNRdeDhEMg Este es mi canal. Es pura música mía y un par de videos. Este jueves subo otro.

      Revisé Royal Wedding porque a Fred Astaire lo cacho por la adaptación musical de Papaíto Piernas Largas. La verdad yo quiero una peli que hable del romance de Chabela con Pipe jajajaja vi la de Noche Real y me pareció muy tonta, era la oportunidad de mostrar la adolescencia de la Reina y la desaprovecharon.

      Eliminar
    5. A mi me hizo gracia La Noche Real porque una vez lei un fanfiction porno sobre esa noche JiJi. Oh Fred Astaire es el bailarín más diestro del cine, lo prefiero a Gene Kelly. Ya me subscribi a tu canal, que rico verte y oir tu voz. La cosa es que esto de las biopias romanticas sobre personajes reales (bisemántico término personas de la realidad y de la realeza) nació con Diana. Antes solo les interesaba hacerlas de reinas bien muertas como Victoria o Maria Antonieta.

      Eliminar
  2. Otta cosa que se borró en el primer comentario fue que no me sorprende la cantidad de mujeres con las que estuvo Carlos. Sir Paul McCartney en plena beatlemanía se cuenta que estuvo con 200!!! Y la verdad me lo creo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que cada vez que el Principe iba a un evento salia con una galla diferente, eso si todas hijas de condes y duques, pero supe que tambien se pescaba a la hija del carnicero! Cacha! Yo seleccione las mas imporantes e igual fue un buen paquete.

      Eliminar
  3. Desde FB
    Ray Badilla Me encantó! Camilla no se planteó casarse con Charles, sabía no cumplía con el requisito de la virginidad entonces exigido. La libertad de costumbres sexuales en la aristocracia británica era y es total y normal, incluso en la época victoriana. Sus bisabuelos George y Alice Keppel tuvieron un matrimonio “abierto y liberal” con docenas de amantes cada uno. Alice tenía fama de practicar con mucho entusiasmo y ganas el adulterio y hubo dudas sobre la paternidad de su hija. Hecho del que Camilla se enorgullecía mucho. Si hay algo que hay que reconocer de Camilla es que pasó a ser “la otra” a dar una imagen respetable y hace su trabajo con discreción y prudencia. A ver por las fotos, entrevistas y videos que he visto, parece ser una mujer simpática, sencilla y divertida, diametralmente opuesta a Diana.
    En cuanto a Anna y Andrew, parece que la amistad entre ellos ha resistido en el tiempo. Hay muchas fotos de ellos dos en coincidencia de eventos, fiestas y reuniones a lo largo del tiempo y parecen los mejores y más amigos del mundo. Se han apadrinado sus hijos mutuamente. Para Anna debió ser un enamoramiento muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Elena Venant Ray Badilla Camilla ha demostrado, y eso es un consenso entre la gente que la conoce, que es sencilla, simpática, que ha sido un gran apoyo para su marido. Una pena que los británicos no la vean así.
      La tía abuela de Camila, Violet Trefussis se cree era hija de Lord Grimsthorpe. De Sonia se ha dicho que podría ser la tía abuela de la Reina Isabel, pero se dice también que se parecía mucho a su padre putativo, George Keppel.
      Una sorpresa para La Corona fue que, en la segunda mitad del Siglo XX, nadie quería ser reina de Inglaterra. Ya lo vamos a ver cuando repasemos a las predecesoras de la Princesa Diana. El problema no era Carlos (lo mismo pasó con William) nadie quería todo el protocolo, la falta de privacidad, los deberes que conlleva ser parte de “la firma”.
      El cuento de la virginidad ha sido magnificado. Nadie le pidió a Diana un examen ginecológico. Su tío dijo “mi sobrina no ha tenido amantes”, lo que es ambiguo. En el caso de Diana, nadie sabe nada de su vida social antes del matrimonio. SE pudo liar con el jardinero del internado y a este se le compro con plata. El problema de Camilla y otras es que se conocía los amantes, se sabían sus nombres, iban a la prensa a contar sus intimidades. Eso en los 60 y 70 era bochornoso. Pero mas importante. Camilla estaba enamorada de Andrew. Carlos no pudo borrar eso sino hasta que ella ya casada se dio cuenta de que su marido nunca la iba a respetar. Ahí ella cedió su dependencia de un hombre que solo la humillaba.
      Bueno Camilla y Carlos también son compadres. de Ana y Andrew hablaré pronto.

      Eliminar