jueves, 18 de enero de 2018

Los Personajes más Detestables del Drama de Época del 2017


Esta entrada está dedicada principalmente a quejarme de la tercera temporada de “Outlander” y explicar que le tiré la cadena a la serie debido al asesinato cometido con la personalidad de Claire, la protagonista.  Pero a medida que escribía descubrí que hay otros personajes del drama de época que también me son insoportables. Tal como hice una nota sobre los personajes que voy a extrañar, merece escribirse una sobre los que desearía no volver a ver.

En “Einstein” Geoffrey Rush y Ron Howard demostraron que hasta los genios se equivocan. Un excelente director y un excelente actor se las arreglaron para convertir a una de las mentes más brillantes de la historia en un payaso desagradable y un poco tonto. Pero no puedo poner a esa caracterización de Einstein en mi lista de insoportables, porque tras un primer capítulo, yo simplemente dejé de seguir la miniserie. Me sorprendió saber que le hicieron una segunda temporada ¿WTF?


Ivar el Deshuesado, me cae de la patada, pero es un personaje indispensable en” Vikings” y al menos este año le vimos rasgos humanos con ese enamoramiento que le bajó por el obispo-Guerrero Heathmund.

En cuanto a heroínas mamertas, el period drama está colmado de ellas. Hay veces que quisiera ahorcar a Louisa, la matriarca del clan Durrell. No se si es por haber criado hijos tan brutos (menos Gerry) o por su mal ojo para conseguirse pretendientes. La Rose Coyne de “My Mother and Other Strangers” tampoco lo hacía mal. Lo único perdonable de ella fue enamorarse hasta la locura de un oficial estadounidense tan lleno de generosidad como de secretos.

Y en lo que respecta a reinas, La Pequeña Vicky a veces es mas infantil que La Pequeña Lulú, pero no podemos culparla. Ya bastante sufre con esa familia infernal y con ese marido despótico. Así que comencemos mi lista de personajes detestables precisamente con el Príncipe Consorte o El Príncipe con Suerte porque éste era más advenedizo que Felipillo de “The Crown”.

El Príncipe Alberto de Saxe-Coburgo (Victoria)

Hay una obsesión en las series sobre reinas “que reinaban” (léase no eran meras consortes) por mostrarlas en conflicto constante con parejas descontentas y manipuladoras. Lo vimos con Mary y Darnley en “Reign”, lo vemos con Isabel y Felipe en “The Crown”, pero el caso Alberto y Victoria es el que más me hace rechinar los dientes. Desearía que Daisy Goodwin se tomase una licencia histórica e hiciera enviudar a Vicky antes de tiempo. Pero parece que la creadora de “Victoria” está encantada con el engendro.



No entiendo. Hay gente que patalea de ira cada vez que Matt Smith hace acto de aparición en “The Crown” pero adoran al consorte de la reina Victoria. ¿No se dan cuenta de lo pesado e inoportuno que es este chico?  Lo triste es que él también es manejado por el padre, por el tío, hasta por el hermano que lo lleva a un burdel para que aprenda a tratar a las mujeres. Habrá quien se ría con la idea del futuro padre del rey de Inglaterra tomando notas sobre técnicas sexuales de parte de una paciente cortesana, y en vez de perder su virginidad que para eso lo llevaron. A mi esa escena me pareció totalmente patética.
El casto Alberto rapidamente aprende a manipular sexualmente a su mujer

Cuanto más leo sobre el verdadero Albert, más me reconcilio con la imagen del tirano de la serie que usa juegos mentales para convencer a la mujercita, ingenua e ignorante, que haga su voluntad. Como cuando le dice a Victoria que la única manera de evitar embarazos no deseados es la castidad. 

Victoria dando brincos para evitar embarazarse
Los brincos no le sirvieron de mucho

 Lo triste es que la pequeña Vicky, como la llaman sus damas, ha quedado marcada por las manipulaciones de su madre y Sir John. Lo menos que necesita es un marido que busca dominarla y para poder conseguirlo necesita hacerla sentir culpable o inepta. ¡Qué individuo tan repelente!  ¡Sáquenlo ya!




Elizabeth de York (The White Princess)

Pero no son solo los consortes los que han llegado a mi lista de indeseables. no hay peor villana para mí que Elizabeth de York. No la histórica, ni siquiera la protagonista de La Princesa Blanca de Philippa Gregory, sino al esperpento creado por Starz para la adaptación de esa novela. Aparte de falsear la historia la primera reina Tudor fue una mujer discreta y tranquilaesta Lizzie era más sanguinaria quela Vikinga Lagertha, y más asesina que la suegrita.

Desde “The White Queen” que Lizzie era un personaje desagradable, lleno de rebeldías y actitudes groseras tanto con la madre con la suegra. Su trágico affaire con el Tío Ricardo le dio una dimensión dramática. Al comienzo de “La Princesa Blanca” llegamos a sentir lastima por Lizzie, sexualmente abusada, obligada a preñarse y casarse con el hijo de la asesina de sus hermanos, con el asesino de su propio amante.

Sin embargo, pasan unos capítulos y Lizzie ha cambiado de agenda. Ya no quiere vengarse de su violador, ya no quiere justicia para sus hermanos, ya no quiere recobrar el trono de sus antepasados. Ahora es toda ambición, todo lo hace por sus hijos, principalmente por Arturo, el primogénito. ¿Se supone que debamos olvidar que Lizzie intentó abortarlo nada más que para manipular al obispo?

Luego cuando los Reyes Católicos le exigen, para darle la mano de Catalina, que mate a todo aspirante al trono inglés, ¡Lizzie acepta! ¡En vez de decirles “¡guárdense a su hija que hartas desgracias nos traerá a los Tudor!”.

A Emma Frost, la productora de la miniserie, se le cae la baba hablando de como Lizzie es una badass, un ejemplo de poder femenino. ¿Qué significa badass?  ¿Mandar matar al propio hermano? ¿Preparar una conspiración nauseabunda para poder ejecutar a un primito enfermo mental?

¿Es poder femenino patear al árbol caído? Porque eso hace Lizzie con su cuñada Cathy Gordon. Tras matarle hijo y esposo, y ver que el rey la acosa sexualmente, Lizzie le monta escenas de celos y goza humillándola. 

Y no hay mejor ejemplo de falta de solidaridad femenina que el indigno tratamiento que esta reina de pacotilla le da a su prima Maggie. Si hay, como se rumora, secuela de” The White Princess” suplico que el personaje de Jodi Cormer muera rápido, porque no es edificante verla en acción.

Claire Beauchamp Randall Fraser (Outlander)

Confieso que no voy a ver más “Outlander” y que la razón tiene nombre y apellido. Ya para después de la octava entrega de la tercera temporada, titulada ‘” Creme de Menthe”, no me quedaban ganas de ver el capítulo 9. La curiosidad me hizo retomar la serie cuando los Fraser llegaron a Jamaica, pero el ultimo capitulo volvió a descolocarme y la razón siempre vuelve a ser Claire quien se ha convertido en un baluarte del faux feminismo. Es mejor que GI Jane en lo que respecta a sobrevivir en terreno hostil y se ha tomado tan en serio el juramento de Hipócrates que hasta atiende a maleantes que intentan violarla. ¡Échenle porras, niñas! Pero en lo que respecta a las relaciones humanas es un fracaso.

Ha habido quejas de lectores de como Ronald Moore, libretista de la serie, se ha tomado peligrosas libertades para hacer más interesante la adaptación de Voyager.  Una de esas libertades fue desarrollar y rellenar el tiempo en que Claire está separada de Jamie. Si los veinte años en que nuestro héroe vive alejado de su Sassenach son una plétora de espléndidas aventuras, peligrosos eventos y encuentros con personajes fundamentales, la vida de Claire en la prosaica Boston se limita a sus estudios de medicina en Harvard y a una brillante carrera, pero también a una vida carente de satisfacciones emocionales.

En la serie, esta opción de Claire de dedicar su vida a su carrera termina convirtiéndola en una mujer egoísta, gruñona y agresiva con el pobre marido cuyo único pecado es hacer todo lo que ella le pide. ¿Y cuál es la recompensa de Frank? Que Claire exagere el error de su adulterio (cuando ambos estuvieron de acuerdo en darse mutua libertad para affaires discretos).





 Resulta grotesco que Claire esgrima la infidelidad de Frank como una traición cuando ella es quien se masturba en el lecho conyugal y quien mantiene los ojos cerrados cuando hacen el amor, precisamente para imaginarse que esta con su escoses. Eso es infidelidad también y Frank se rehúsa a ser parte de una charada. Que Claire no haya buscado un amante es prueba de su devoción por Jamie, no hacia el pobre Profesor Randall.





Aun así, Claire escoge a Frank (en la serie, no el libro) como el blanco de toda su frustración reprimida. Constantemente lo agrede (verbal y físicamente) y le lanza las acusaciones más retrasadas como querer tener sexo con ella cuando no solo está deformada por el embarazo. A propósito, nunca he visto preñada más mal vestida que Claire Randall, compárenla con lo elegante que lucía cuando estaba embarazada de Faith.


 También Claire acusa al marido de querer separarla de Brianna. La distancia entre Claire y su hija es algo que ella eligió y provocó. Para ser una brillante cirujana (y como me exaspera que toda la Tercera Temporada Claire nos refriegue en la casa que ella es LA GRAN DOCTORA) Claire dejó la formación de Brianna en manos de Frank.

Yo sé que Brianna (serie) es odiada por los fans, y concuerdo en que es un personaje repelente (hasta ahora), pero hay que entenderla. Para ella, Claire es una extraña que hizo infeliz a su amado padre. Y cuando Claire le anuncia que Frank solo la adoptó, que Brianna es hija del adulterio, y más encima le encasqueta un cuento de viajes en el tiempo, es totalmente normal que la chica reaccione con ira.

Brianna eventualmente acepta la historia de su madre y la conmina a que regrese al pasado. Claire comienza sus preparaciones para su traslado. Se tiñe el cabello, se hace un traje especial lleno de bolsillos para cargar desde antibióticos hasta fotos de Brianna en micro bikini (perdón, pero no llevaría esa foto para que un padre conozca a su hija, ni aun en estos tiempos).

Sin embargo, Claire no se prepara para lo obvio. Los cambios que Jaime debe haber experimentado y los eventos que pueden haberlo hecho cambiar. Ni siquiera se pregunta si Jamie puede haber vuelto a enamorarse. Tal como con Frank, Claire espera fidelidad eterna de parte de sus hombres.

Sucede que a menos de un día de su reencuentro Claire comienza una campaña de quejas. Aparte de sus dotes amatorias, todo lo del nuevo Jaime le desagrada. No le gusta cómo vive, donde vive, no le gusta su trabajo, no le gusta cómo trata a su familia. Todo deviene en una pelea atroz en la cual, súbitamente, Claire enaltece a Frank y lo coloca en el altar de los padres perfectos.



 Aunque Jamie haya obrado mal al mentirle a su hermana y cuñado, esto es un golpe bajo. Yo quedé con un muy mal sabor de boca tras este innecesario capitulo que por suerte no existe en el libro. Solo sirvió para hacer más desagradable la revelación de que Jaime le ha ocultado a su Sassenach que se ha casado con la mujer que casi la envió a la hoguera.

Diana Gabaldon ha recibido muchas críticas por escribir una saga que glorifica la violencia sexual. Algo indiscutible en una historia donde a lo largo de varios libros son violados el héroe, la heroína, la hija de ambos y otra docena de personajes. Tenemos violaciones de grupo, violaciones acompañadas de tortura y hasta violación infantil (Fergus), más encima los puristas dicen que Jaime” violó” a Geneva, la madre de su hijo, y la escena en la serie cuando Claire y Jaime pelean, tras ella enterarse que él es casado, y terminan haciendo el amor, también ha sido tildada de violación. Para mi más que violación fue un ejemplo de cómo todo en Claire, hasta el sexo, nace de su furia.

Mi mayor problema con el personaje de Catriona Balfe es que tiene serios problemas manejando su rabia. Me corrijo, en realidad jamás ha intentado la más simple técnica de anger managememt, porque su furor sagrado es lo que la identifica. Claire necesita de su cólera para expresar su enjuiciamiento de todo lo que no concuerda con sus opiniones y deseos. Y por eso es un personaje insoportable muy alejada de la Claire del libro. En la saga, las dotes curativas que ella ejerce son parte de su aura mágica, la confirmación de su generosidad y altruismo. En la serie se convierten en atributos de superioridad moral que la Dra. Randall emplea para juzgar a sus semejantes.

Por ejemplo, la totalmente superflua cirugía de su atacante en “Creme de Menthe” sirvió para que Claire demostrara que era mejor que su marido y los secuaces de este, ya que ella podía perdonar y curar a quien le hacía daño. El que ese hombre representase un peligro para Jamie la tuvo sin cuidado. Tras la muerte del paciente, Claire culpa al inepto siglo XVIII por no ofrecerle el instrumental con el cual hubiera demostrado lo gran cirujana que es. Es como que lo que importara es que ella haya quedado mal como profesional, no que haya muerto un hombre. Dice algo ridículo como “En Boston esto no hubiera pasado”.  ¿Entonces por qué no se vuelve a Boston?



Mas adelante, cuando Jamie acusa a Frank de no ser un buen padre por permitir que Brianna use bikini, Claire acusa al Siglo de las Luces de ser un paraíso de machismo. A ver Claire, ¿el siglo XX no lo es?  ¿No sobreviviste al sexismo de Harvard (que sigue teniendo políticas machistas hasta hoy en día)?  ¿no apostrofaste a los parroquianos de un bar escoses porque les sorprendió verte bebiendo en la barra? Pero no es culpa del personaje, es culpa de los libretistas que en su afán de hacer de Claire una badass estereotipada, la vuelven un personaje desatinado e insufrible.

Volviendo a la ira como instrumento de censura de la señora Randall/Fraser, un detalle que la hace más desagradable es que es selectiva. Generalmente, su rabia está dirigida hacia hombres caballerosos que no van a insultarla. Por eso le lanza un cenicero a la cabeza al marido, por eso, desde su reencuentro, vive ladrándole a Jamie. Pero cuando enfrenta la censura de Jenny o de Brianna, Claire se vuelve humilde. Incluso con Geillis es suave y cortes, hasta antes de matarla intenta dialogar con ella. En cambio, con sus hombres, Claire es toda clamor, alaridos, criticas. La pobre Catriona casi no habla ya, solo declama con voz vociferante lo que la hace verse como mal actriz.
Claire es toda humildad con su cuñada Jennie

Tal como dije al principio, yo me tomé un descanso de “Outlander” y volví en el capítulo 12. Me había reconciliado con la historia, cuando ocurre ese episodio del naufragio. La nave de los Fraser choca con un huracán atlántico. En esa época (e incluso ahora) lo mejor era mantenerse bajo cubierta y que únicamente el capitán y unos pocos miembros de la tripulación estuvieran expuestos a los elementos. Pero Mistress Beauchamp no es de las que se pierde un minuto de protagonismo, o un escenario donde verse importante. Cuando Ian le pide que se quede con ellos en el sótano, ella le aúlla en la cara “¡Soy la cirujana de abordo!”

 Claire sube a hacer una entrada triunfal, pero una ola se la zampa. ¿Qué puede hacer el pobre Jamie sino saltar la borda para rescatar a su mujer? Por mí que se hubiera ahogado, no la voy extrañar. 

Tampoco extrañaré una serie que Moore ha deformado caracterizando a una heroína magnifica como el bastión del faux feminismo, una mujer encolerizada que vive en batalla contra el mundo. ¿Dónde se fue el gran sentido del humor que Gabaldon imprimió en su protagonista?
¿Tienen personajes como estos que pueden arruinarles una serie?



10 comentarios:

  1. Hola, vengo a defender a Genius, jaja. Bah, defender suena medio fuerte, pero vi la serie y me pareció que hicieron un buen trabajo con la caracterización de Einstein, tal vez hasta lo mostraron un poquito mejor de lo que era en realidad (con la primer mujer fue muy malo). Supongo que se podría describir al verdadero genio como un poco "tonto" y "payasesco", es histórico eso (era un personaje el tipo, con un humor muy particular). Esta personalidad tan extravagante fue una de las razones por las que tuvo tantos problemas para conseguir trabajo como profesor después recibirse (tanto que terminó trabajando años en la oficina de patentes). Lo de los amoríos también es cierto, aunque no sé si era necesario que me lo mostraran al viejo con los pantalones bajos. Mis ojos sufren, jaja.
    Ahora, la segunda temporada es sobre Picasso (Einstein estira la pata al final de la temporada 1).
    Sobre Victoria, toda la serie me parece meh y Albert no es la excepción (aunque se ven bonitos juntos *heart eyes*). Pero quiero comentar sobre lo de la castidad, porque es un tema que surge en Poldark también.
    Creo que está implícito detrás de todos los anuncios de embarazo (ninguno planeado, vale decir), pero queda explicitado cuando Demelza queda embarazada del último hijo (y al Ross casi le da un infarto, jaja aclaremos que es en 1812, ella tiene 42 y él, 52). En uno de los pasajes, Demelza se queja de lo mucho que le molesta estar embarazada (por la panza, específicamente) y Ross le contesta que verla tan incómoda le hace dar ganas de tomar un voto de abstinencia (y después derrapa diciendo que abstinencia sería buen nombre para la criatura, jaja).
    Pero me deja pensando, qué otras opciones había? Y se habría considerado “decente” y “cristiano” llevarlas a cabo, tratar de evitar los embarazos de alguna otra forma que no fuera la castidad? Porque también hay que considerar los valores morales que sostenían. Se me hace que ciertas cosas (por ejemplo, los condones) era algo que solamente se usaba con las prostitutas, no con la esposa (hablo de los hombres en general, no del Ross, jaja aclaro antes de que me lo putees). No sé, admito que no he investigado nada sobre el tema. Qué te parece a vos?
    Con respecto a la Princesa Blanca, la ví como vi la Reina Blanca: por encima, sin prestar demasiada atención. Lo que más me interesó fue el asunto del hermano, aunque el final fue horroroso. No creo que me moleste con la segunda temporada, si es que la lanzan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tengo que ir a hacer el desayuno (a las 2pm!, pero nos acostamos a las 5am) asi que esperame un cachito porque has traido dos temas muy interesantes, para discutir.

      Eliminar
    2. Comencemos con “Genius”. Si vas a contar un cuento sobre un “genio” entonces tienes que probar que el tipo era un genio, pero entre todos los vaivenes temporales del primer cap. Yo nunca detecté lo que hacía a Einstein más brillante que el resto de sus colegas. Para mí, Einstein es la mente más grande que haya existido. Jung es el cerebro mas brillante del siglo XX, pero Einstein es de todos los tiempos. Es cierto que Einstein fue un mal marido, un pésimo padre. A lo mejor sufría de Asperger, no de neurosis como Jung sino de alguna deformación mental que le impedía reaccionar de manera responsable en sus relaciones de pareja y familiares, pero conozco tantos hombres irresponsables e incapaces de formar familias y que mas encima son brutos.
      Hubiese deseado no que la serie menos acercara más a Einstein reflejando debilidades que a quejan a los machos del siglo XX (como pasó con Felipillo) sino que encontraran la manera de equilibrar su triste historia familiar con su carácter simpático, cálido, con sus ideas filosóficas. No se si la serie mostró lo unido (a pesar de sus infidelidades) que estaba con Elsa, que como prima lo entendía y protegía mejor que nadie. Y que el fue una figura paterna (ergo payasito y chistoso) para sus hijastras/sobrinas.
      Me dio lata que hubiera tanto énfasis en Einstein el Tonto, Einstein, el Sátiro y nada de Einstein el gran genio. Parece que los productores creen que la única actividad que nos identifica todos los humanos es el sexo. Por eso hacen hincapié en algo, que, por suerte, hasta hace 50 años no era la fuerza vital que movía a la gente. Y si, podían habernos evitado esa escenita de Geoffrey con los pantalones abajo.
      Si yo hubiera visto ese primer episodio sin saber nada de Einstein, hubiera pensado que era un científico loco, un viejo chancho, y mas encima un mal alumno que decía pavadas en clase porque tenía una idea que iba en contra de lo que decían sus profes. Nunca tuve esa impresión de un joven genio que retrata Dev Patel en The Man who Knew Infinity.
      Hoy en dia hay mucha gente en comunidades científicas que han intentado minimizar la teoría de la relatividad o demostrar (sin lograrlo) que esta errada, es importante saber por qué fue atacado y cual fue su mayor descubrimiento. Para eso no es necesario gastarse tiempo ni dinero en escenas de experimentos o, charlas científicas. Hay modos de demostrar la profundidad y sagacidad de una persona a través de acciones y diálogos. Pero los diálogos grotescos que le dieron al Geoffrey….
      Esta en la cama con MIleva, ella pregunta la hora. Respuesta “El tiempo no existe” Y el modo pachangón en que presenta su teoría (muy seria) de que los humanos no son monógamos, solo sirve para que uno se impaciente y termine diciendo “¡viejo calentón y cochino!” En realidad, Einstein creía en el amor libre, se sabia incapaz de ser fiel y nunca quiso casarse. Entonces debemos asignarle también un poco de responsabilidad a las mujeres que lo arrastraron hasta el registro civil.
      Me contaron que la serie, afligida de nuestro ominoso zeitgeist, quiso hacer parecer a MIleva como víctima de Einstein y de una sociedad patriarcal que no le permitió demostrar que era tan o mas brillante que Einstein. Es cierto que tuvo que abandonar sus estudios al quedar embarazada, pero ya desembarazada de su hija ¿por qué obligar a Einstein a casarse con ella? y por qué seguir teniendo hijos que le quitaron su tiempo? Ni el quería familia ni le iba a ser fiel.
      Me molesta esa necesidad de mostrar a las mujeres de hombres ilustres como “sus víctimas”. Me recuerda uno de los mas irritables y perturbadores filmes que he visto “a Dangerous Method” con Kiera y Fassbender. Ahí no nos dicen que Sabina Spielrein fue una destacada psicóloga una pionera en la psiquiatría infantil, solo nos cuentan que Jung abusó de ella y que le pegaba en el traste como una forma de terapia (ambas son difamaciones).

      Eliminar
    3. Deberías terminar de ver la serie, Male. Lo mostraron como ser humano, con debilidades y fortalezas. El genio de Einstein, en mi opinión, estaba en que él pudo ver más allá de Newton, de Planck, de todos. Pero eso no quiere decir que haya sido genio en otros aspectos (si hasta con la matemática tenía problemas!) Su obstinación e inhabilidad para aceptar la teoría cuántica nos demuestra que cometía errores, hasta en física. Y lo de que era mal alumno es cierto! Lo de la relatividad está todo, incluso está que le dieron el Nobel por efecto fotoeléctiro (15 años después de que publicara el paper, jaja) porque no querían/podían apoyar la teoría de la relatividad, que ya había sido probada para esa época (insisto, ve la serie).
      A mí no me pareció que la pusieran a Mileva en un papel de victima mayor de lo que fue. O sea, convengamos que las mujeres estaban mucho más oprimidas en esa época que ahora, y que una vez que se casaban, sin apoyo del marido, no podían hacer mucho. Marie Curie llegó a dónde llegó porque el marido peleó por ella, para que la incluyeran, si no, sería la hora que no sabríamos nada de ella, todo habría sido atribuido al esposo. El Albert ni siquiera nombró a Mileva en los agradecimientos cuando publicó la teoría y está probado que ella lo ayudaba, mínimo con la investigación (se ha encontrado la letra de ella en los papeles de él). Ahora, yo no digo que ella haya sido una super genia, pero con un poco más de apoyo del hombre, podría haber tenido un mejor destino del que tuvo. En la serie la retratan muy deprimida, no sé si eso será verdad. Y también muestran que les metía ideas a los hijos en la cabeza sobre el padre. Tampoco tengo idea de si habrá sido así.
      Ahora, con respecto a la familia, no creo que nadie lo haya obligado a casarse. En las cartas que se escribían, se mostraban cariñosos, así que es probable que se hayan casado pensando que el amor todo lo podía. La relación con los hijos también está bien retratada, termina haciendo las paces con Hans y todo (lloré con eso).
      Lo que me gustó mucho fue el asunto de la Bomba. Y las investigaciones de Hoover, eso también estuvo genial. Por cierto, ese sí que es un personaje sumamente desagradable. Las cosas que hacía y decía, con total impunidad!

      Eliminar
    4. Acabo de pasar por algunas redes sociales donde comentan o comentaron Genius. Sali con jaqueca. La mayoría acabó la serie pensando que Einstein “inventó la bomba atómica” y solo por eso debió haberlo matado Hitler. Ese fue mi otro gran problema de la serie la simplificación del nazismo y por ende otra misinterpretation del holocausto que siempre llega tergiversaciones históricas. Por ejemplo, cuando lord Bolton (no recuerdo su nombre en la serie) dice que la ciencia que representa Einstein es contraria a la “ciencia aria”, yo me quede esperando que explicara que es ciencia aria. Es una expresión que sale en muchas partes, incluso libros de historia, y nadie se molesta en explicarla. Por ejemplo, los textos escolares fueron modificados durante la Alemania Nazi, en la clase de ciencia los niños aprendían cosas que hoy consideraríamos aberrantes o seudociencia como la teoría de la doble corteza terrestre. Eso puede ser la famosa ciencia aria.

      Eliminar
    5. Él le tenía mucho amor, pero no creía en el matrimonio ni en la fidelidad. Él siempre se quejó que Mileva lo volvía loco con sus celos, algo que no pasaba con Elsa que sabia en lo que se metía. Él se casó con Elsa porque no quería que su relación pudiese afectar o avergonzar a las hijas de ella.
      No niego que lo haya ayudado. El mismo en sus cartas habla de “nuestra teoría” “nuestras ideas”, pero (y esto dicho por el hijo) Milena abandonó el estudio de las ciencias por completo al casarse, y no creo que Einstein se lo haya pedido. En cambio, once años más tarde, las cartas de el son brutales, como que le hubiera tomado odio. Si no se casaron antes de ella quedar embarazada, sino se casaron cuando nació lIeserl, a la que Milena dio en adopción, ¿por que se casaron anos mas tarde cuando vivían juntos? Su boda fue un mero trámite, un ir y venir del registro civil, con desconocidos de testigos, sin fiesta, ni luna de miel. Obviamente un tramite para darle respetabilidad a su relación. ¿Y quién necesitaba de esa respetabilidad? Milena.
      Oh yo no digo que el fuera un buen marido y ella una mala esposa, pero tampoco fue victima. Muchas veces las mujeres no metemos en relaciones quesabemos no van a llegar a ninguna parte. Einstein no debio casarse nunca. Es como el Picasso, o Neruda, o Woody Allen. Hay genios que aparte de su arte, pueden ser demonios en las relaciones de pareja.

      Eliminar
    6. Y ahora a hablar de los anticonceptivos victorianos.
      1. Desde 1870 hasta los 60s, los anticonceptivos eran ilegales (venderlos y usarlos) en USA y en el Reno Unido eso no quiere decir que las mujeres decentes e indecentes no los conocieran y usaran. Médicos, comadronas y enfermeras estaban mas que dispuestos a recetar y a asesorar sobre el tema, sobre todo si la salud de la madre estaba en peligro.
      2. A pesar de que el cristianismo prohíbe el uso de anticonceptivos, millones de mujeres los usaban o en relaciones ilícitas o para disminuir los embarazos continuos o evitar un indeseado crecimiento de la familia.
      3. En términos religiosos, Isabel II es mas religiosa que su tatarabuela.
      4. Victoria era muy pragmática. Después del nacimiento de su hijo (hija) numero 9, el medico le solicitó a la reina que viviera en abstinencia para no poner en peligro su vida. Victoria (calentona ella) inmediatamente pidi’o consejo de como poder tener vida sexual sin peligro de embarazo.
      Y ahora, los métodos anticonceptivos que muchos médicos recetaban a sus pacientes (obvio que oficialmente inventándoles otros usos) eran a veces inútiles, a veces peligrosos, pero son reconocibles aun hoy en día.
      1. Coitus interruptus, obvio que quienes lo practicaban siempre quedaban insatisfechos.
      2. El ritmo. Ya sea por medios empíricos, médicos, comadronas y las mismas mujeres habían reconocido que había épocas más fértiles de su mes. Y otras en las que era mas seguro practicar sexo inseguro.
      3. Los famosos pesarios que se parecen a lo que en mi época se conocía como diafragma y sigo considerando es uno de los mejores métodos anticonceptivos. En vez de ser de caucho como el mío, eran circulitos de seda que se insertaban en el canal vaginal. Si no se querían comprar, se podía n cortar de una esponja grande y coserles un hilito para luego poder retirarlos. Algunas mujeres iban a bailes con ellas insertadas por si se presentaba alguna oportunidad.
      4. Amamantar: muchas mujeres, aun hoy, dilatan el embarazo dando pecho a sus bebés por laaargooo tiempo.
      5. Duchas vaginales. Este era uno de los medios predilectos de las esposas victorianas porque podían hacerlo a espaldas de sus maridos, y los médicos se volvían sus cómplices porque las recetaban para una cantidad de “problemas femeninos” . No se si viste “the Forsyte Saga” ahí Damian Lewis descubre porque su mujer (Gina McKee) no le ha dado ningún hijo, y todo tiene que ver con una botella y una jeringa. El problema es que muchos médicos aconsejaban ducharse con Lysol…y eso era muerte segura.
      6. Curiosamente, los condones los usaban mas las prostitutas que las esposas. En todos los burdeles había un surtido para los clientes, pero hasta que se introdujo el caucho en Europa, los condones eran odiados por incomodos y fáciles de romper. (se hacían de intestino de oveja).

      Pero como ves, un hombre tan erudito (y dado a tomar notas) como Alberto seguramente conocía (aunque nunca hubiera practicado) alguno de estos métodos, pero como sabia que para asegurar su posición debía tener hijos, no iba a compartir sus conocimientos con su mujer.
      Me pregunto qué métodos habrá usado Isabel para evitar embarazos entre Ana (1950) y Andrés (1960).

      Eliminar
    7. Quiero volver a un punto tuyo de que hay que saber diferenciar al personaje histórico de su retrato en la ficción. Eso es cierto, pero ahora que estamos expuestos más a la ficción histórica que al mero drama de época, uno ve que estas biopias están diseñadas para denigrar a un determinado personaje muchas veces en aras de favorecer a otro. Hay personajes que se salvan y siempre son retratados con cariño (Winston Churchill, El Rey Jorge VI) o como victimas (Alan Turing en The Imitation Gane), pero esos son casos aislados. Por lo general, hay una obsesión con un revisionismo histórico de parte de gente que no se basa en historia real sino en caprichos. Y esto se aplica también a personajes femeninos, ya lo vimos en “The Crown” donde también Morgan pasa a llevar al personaje de Jackie Kennedy. La misma aclamada “Jackie” es vergonzosa en su falta de rigor histórico. En “Feud” se intentó elevar a Joan Crawford al altar de las mártires, y acabó difamando a Bette Davis y a Olivia de Havilland (que a sus 101 años ha amenazado con demandar a la producción).

      Eliminar
    8. Lo de la simplificación del nazismo lo espero siempre de las producciones norteamericanas, lo que no quiere decir que no me moleste, pero la verdad es que estoy tan (mal) acostumbrada, que soy capaz de ignorarlo. Con respecto a lo de la ciencia aria, creo recordar una escena en la que Lenard (aka lord Bolton) habla acerca de cómo la verdadera ciencia (aria) debía ocuparse de cosas realmente probables mediante experimentación. No le parecía que todas esas teorías, como la de Einstein, que eran pura matemática y nada concreto (en un principio, al menos), fueran ciencia (perspectiva positivista, básicamente). También está el hecho de que Einstein era judío, por ende, no representante de lo ario. No sé si será realmente eso a lo que se refieren con ciencia aria, pero recuerdo que hizo ese planteo (vagamente, porque vi la serie ni bien salió y mi memoria es mala).
      Con respecto a los anticonceptivos, es más o menos lo que tenía en mente. Ahora, entiendo lo de asegurar la posición por medio de herederos, pero 9??? Una diría que 4 o 5 habrían sido suficientes...

      Eliminar
    9. Aquí existe una ignorancia total sobre lo que pasó en Alemania (no que en Alemania se sepa más). Por un lado les gusta representar a los Nazis (y a los alemanes, porque al final muy pocos pueden haberse calificado de totalmente antinazis) como Caminantes Blancos, monstruos míticos, inhumanos que surgieron de un huevo de dragón, Les horroriza que alguien diga que eran gentes común y corrientes, que muchos de ellos en sus inicios eran de izquierda, que la gran mayoría tenía buenas intenciones, que cualquiera hoy en día en una situación como la de Alemania en 1933 podría hacerse cómplice del nazismo. Hay una superioridad moral que les hace decir “yo jamás haría eso”. Si no saben que es “eso” entonces es muy fácil que lo cometan. Por otro lado, existe el prurito de endilgarle el mote de “nazi” a cualquiera que tome una postura contraria a la de uno.
      Lo de los nueve herederos no es un numero cabalístico, es lo que aguantó el cuerpo de la pobre Victoria. Era fértil, no usaba ningún método anticonceptivo, ni siquiera daba de mamar, y le gustaba el sexo. Ahí esta el resultado. Y como te digo, nueve porque los médicos la pararon. Pero parece que era común. Lord Alfred Paget, que la serie nos cuenta (sin fundamentos históricos) que era gay, tuvo catorce hijos en sus primeros 21 años de casado, ¡y con la misma esposa!

      Eliminar