martes, 11 de junio de 2024

De Kafka a Boccaccio : Period Drama del Verano de 2024

 


Después de habernos empachado con una primavera dedicada al Period Drama, esperábamos una pausa del género este verano. No será así. Hay bastante con que llenar esta nota. Es la calidad la ausente.

Junio

Junio 6:  Kafka (Chaiflicks).

Cada vez estoy más contenta con Chaiflicks. Ha sido una buena inversión. Este año me ha aportado lo que más necesito en estos tiempos turbulentos que me tocan vivir: escape, pero también profundidad de temas que me brindan, sino soluciones,  consuelo y reafirman mi judaísmo.

Cuando Netflix renegó de Shtisel, una serie que les trajo tantos subscriptores,  y la desterró, Chaiflicks se convirtió en el único streamer estadounidense que la ofrece subtitulada al inglés. En abril, Chaiflicks me trajo la maravillosa Fire Dance y en mayo, la temporada final de Wartime Girls, la serie polaca que me hizo abonarme a esa plataforma. Y es que es uno de los pocos servicios de streaming que ofrece series europeas que no estén subordinadas al wokismo imperante.



Siguiendo con su buen ministerio, en junio Chaiflicks trae Kafka, una serie alemana que no creía podría ver. La serie de seis episodios intenta retratar la historia del escritor más influyente del Siglo XX. Como Franz Kafka es un enigma y sus biógrafos lo han acusado de sufrir todo tipo de trastornos desde la esquizofrenia hasta la anorexia, la serie trata de crear una biopia surrealista con sueños, fantasías y la aparición de personajes de los cuentos del Mago de Praga.

Sin llegar al exceso onírico y fantástico de la aproximación de Soderbergh al tema en el filme protagonizado por Jeremy Irons, aquí la serie se concentra en la corta vida del cuentista checo, su difícil relación con su padre, el cariño hacia sus hermanas y sus muchos amores.  Esta odisea kafkiana está protagonizada por el judeo-suizo Joel Basman al que conociéramos en The Awakening of Motti Volkensbruch. Nuestra querida Liv Lisa Fries (Babyon Berlin) dará vida a Milena Jesenska la más celebre de las amantes de Kafka.



Junio 7:   Becoming Lagerfeld(Disney)

Disney sigue con sus biopias de diseñadores y eso que no nos ha dejado ver su Balenciaga todavía. Ahora tenemos a Daniel Bruhl (The Alienist) dando vida a Karl Lagerfeld. Como tiene lugar en las últimas décadas del siglo XX puede considerarse un period piece. Nunca me gustó el estilo del antiguo jefe de la Casa Chanel y no planeo verla,  ni por ver a la Gata Choupette.



Junio 7 Saludos desde América (PBS Amazon)

Gracias a Walter Presents, he podido ver todas las buenas series de época alemanas de los última década. Aunque La Casa de los Sueños (de la que este mes trae Walter la Segunda Temporada) me defraudó un poco, tengo esperanzas en esta serie de siete episodios que describe la vida de dos jóvenes durante la ocupación estadounidense de Alemania en la posguerra.



Marie (Elisa Schlott de Nuestros Años Milagrosos, Das Boot y The Empress) es una joven granjera que descubre un nuevo mundo gracias a su patrón, un coronel americano,  y la esposa de este, pero también el lado oscuro de la sociedad estadounidense cuando inicia un romance con un soldado negro. Su amiga Erika es una loquilla que se embarca en un proceso de americanización abrazando la cultura de sus ex enemigos a pesar del descontento de su madre.

Junio 13 Bridgerton (Netflix)

Llega la segunda parte de la Tercera Temporada de esta historia alternativa de la Regencia británica. Por fin sabremos adónde irá el romance de Penelope “Lady Whistleton” Featherington y si será cuñada de su amiga Eloise Bridgerton.



Junio13 Brats (Hulu)

Ese mismo día abre en Hulu este documental sobre un fenómeno Ochentero. No soy de reseñar documentales, pero para los que fuimos adolescentes o veinteañeros,  como servidora en Los 80, El Brat Pack fue parte de nuestra cultura. Sobre todo, para mí que comencé a enseñar a chicos cuyos cuartos estaban empapelados por estos actores que fueron iconos en su momento.

Narrado por Andrew McCartney (¡Uff que lindo era!) es más que una historia de un monumento cultural. Es una forma de exorcizar membretes que muchos de los integrantes del Brat Pack consideraron una maldición que arruinó sus carreras.

             Andy, Molly y Jon Cryer que dice que él no se considera parte del Brat Pack

Aparte del placer del viaje nostálgico,  me lleva a mí a ver este documental un interés por descubrir quienes realmente fueron “bratpackers”. Se suele decir que los originales son los protagonistas de los célebres filmes de John Hughes que determinaron como debían los adolescentes del momento vestirse, pensar y comportarse. ¿Pero entonces por que presentar a Demi Moore, que nunca estuvo en un filme de Hughes, como una miembro del grupo?



¿Se pueden considerar como parte del club a James Spader y John Cusack? Yo creo que fue Coppola y no Hughes , quien definió al Brat Pack, con The Outsiders. Ahí viene la pregunta del millón: ¿Fueron Matt Dillon y Tom Cruise bratpackers?  Espero que el documental nos traiga en retrospectiva respuestas a esas dudas.

Junio 14 La Casa de los Sueños (PBS Amazon)

Aunque en inglés se llama House of Promises, yo prefiero traducir el nombre en alemán. ¡Que rápido nos trajo Walter Presents la Segunda Temporada! A mí me aburrió ver la versión alemana del esquema de Paraíso. Solo que aquí la provincianita que se convierte en dependienta estrella de una tienda de departamentos se enamora del hijo, no del patrón. Ya cuando vi que Harry estaba atrapado entre la embarazada Vicky y Helene Goldman, la hija del hombre que podía salvar la tienda de su padre grité “¡Basta!”



Aun así, me encantó el episodio final, el que sea Vicky quien convenza a Harry de casarse con Helen puesto que ella ama más la tienda que a su pareja y a la hija que espera. Me encantó que, para la boda, Los Grunberg se acuerden de que son judíos. Me encantó el funeral del viejito judío al que cuidó Elsie y como ella escandaliza a los presentes,  señores de sombrero de copa y un rabino de birrete de Arzobispo de Canterbury, quitándose una media de seda negra y lanzándola a la tumba. Más me encantó que el difunto la haya nombrado heredera de una pequeña fortuna.

Con todo eso estoy dispuesta a ver la nueva temporada. Sobre todo, porque a diferencia de Babylon Berlin,  que se ha pasado cuatro temporadas coqueteando con una posible ascensión al poder de los nazis, esta temporada iniciará a fines de1932 y cubrirá la subida de Hitler al poder y su efecto en los personajes.



Junio 17 Grantchester(PBS)

A pesar del éxito de esta serie detectivesca sobre un clérigo anglicano que ayuda a la policía de un pueblito ingles de Los 50, nunca me ha interesado. Sn embargo su fans estarán felices de saber que su novena temporada retorna a PBS este verano. Will se marcha de Grantchester y en un toque de máxima inclusividad, será reemplazado por un clérigo indio (Rishi Nair).



Junio 25 Babylon Berlin(MHz)

Netflix está empeñada en tener una biblioteca que satisfaga su agenda política por lo que se ha deshecho de series excelentes que no han sido manufacturadas bajo sus reglas. Ese es el caso de Versalles, Shtisel y Babylon Berlín, la mejor serie alemana hecha en la última década.



Fue una desilusión para los fans de la adaptación (muy libre) de las novelas de Volker Kutscher,  el saber que no podrían ver (en Estados Unidos) la cuarta temporada. Como saben yo comencé a verla , pero tuve que hacerlo en alguno de esos sitios poco aconsejables. Tras luchar con un par de virus, mi antivirus me impidió acceso y tuve que abandonarla.



Sin embargo, MHz, un servicio que se especializa en traer series europeas, ha comprado las cuatro temporadas. Así en la Unión Americana (y creo que alcanza a Canadá) podrán disfrutar del romance entre Charlotte Ritter, la flamante inspectora, y Gereon Rath, su colega y cómplice,  mientras lidian con el más oscuro bajo mundo donde se encontrarán con resurrecciones, ratas de cuatro y dos patas,  y un gánster de Chicago. Ya saben donde se podrá ver la Quinta Temporada que se espera se filmará a fines de este año

Junio 27 My Lady Jane (Amazon Prime)

Sinceramente, Amazon no da pie en bola en lo que respecta a series y desde The English no ha hecho una serie de época que valga lo que han invertido en ella. Ahora intentan atraer al público Tudormaníaco con una historia alternativa de Lady Jane Grey. Mucha picardía, mucha inclusividad, pero me quedo con la de Helena Bonham Carter. Esta serie esta basada en las novelas para colegialas de Brodi Ashton.



JULIO

Julio18 Those About to Die (Peacock)

Peacock ha querido adelantarse a la nueva versión de Spartacus con su propia historia de gladiadores. La originalidad ha sido situarla durante el reinado de Vespasiano y sus hijos. No solo ocurre casi quinientos años después del alzamiento de esclavos liderados por gladiadores, sino que también nos permite recorrer un trozo de historia de la Roma Imperial rara vez tratado en la ficción.

Sir Anthony Hopkins es el Emperador Vespasiano. Tom Hughes y Jojo Macari encarnan a sus hijos (y futuros emperadores) Tito y Domiciano . A pesar de que la historia se cifra en el mundo de los gladiadores (el título se refiere a la formula Morituri Sallutamus o los que vamos a morir te saludamos usada por los dioses de la arena antes de sus lides) , sabemos que un rol importante lo tendrá Dimitri Leonidas como Scorpus, el más famoso corredor de carros de su tiempo. No solo las carreras de carros eran un deporte favorecido por los romanos. Los “clubes” representaban también diferentes facciones políticas.

                             Dimitri Leonidas como Scorpus

Tampoco faltarán los personajes femeninos. Tendremos patricias, gladiadoras, esclavas y una princesa judía. El rol de Berenice,  Princesa de Judea y rehén de los romanos, lo interpretará la actriz y cantante israelí Liraz Sharhi. ¿Les dije que esta serie, en la que Peacock ha invertido quince millones de dólares,  es un proyecto del gran Roland Emmerich? No tienen perdón de D-s si les sale mal.



Julio 19 Lady in the Lake (Appletv)

Parece que Apple se compró un kilo de superventas y los está dramatizando este año. Ahora se trata del libro de Laura Lippmann, reconocida autora de Noirs, pero que trae su mensaje político sobre una mujer blanca que, en medio de las tensiones raciales de Los 60, inicia una investigación que nadie quiere sobre el asesinato de una joven de color.



Natalie Portman entra en el mundo de las miniseries como Maddie Schwartz que deja su mundo de clase acomodada judía, al abandonar a su esposo. Deseosa de hallar su identidad y hacer el bien, Maddie entra en el mundo del periodismo investigativo, pero destapa una olla de grillos al obsesionarse con el cadáver de una muchacha encontrada en un lago. De paso,  se obsesiona con el policía encargado del caso.



El gran problema es que tanto Cleo, la víctima, y Freddie, el oficial, son negros. En la Baltimore de 1966 a nadie le interesa esclarecer el asesinato de una chica de color y menos cuando está vinculado, tal como descubre Maddie,  a importantes figuras de la política local.

Me contaron que la protagonista es odiosa, un clara combinación de princesa judía y blanquita privilegiada, ya eso me hace huirle a la serie.

Julio 27:  Hotel Portofino  (PBS)

Una interrogante es como esta inocua serie ha llegado a una Tercera Temporada. Son tres las razones, un elenco atractivo, muy buen vestuario de los Locos 20 , y un espectacular paisaje. Lamentablemente la historia de una familia inglesa venida a menos que se trasplanta a la Riviera Italiana carece de un buen guion y de personajes cautivadores.



En esta temporada, Bella recibe la visita de su marido Cecil que reaparece para exigir el divorcio. Un problema menor si reparamos en que estamos en 1929 y la caída de Wall Street dejará a todos en la ruina.

Il Decamerone (Netflix)

Aunque todavía no tenga fecha, Netflix ha anunciado que en julio debuta en su plataforma su Decamerón, una versión muy libre del texto clásico. Como recordaran los que todavía leen los Grandes Libros (aunque estén escritos por Blancos Muertos) , Giovanni Boccaccio confeccionó en el Siglo XIV una serie de cuentos supuestamente relatados por un grupo de aristócratas florentinos que, para huir de la peste bubónica, se refugian en una villa toscana. Ahí se dedican a gozar de la vida y, como no tienen Tik Tok, cada noche le toca a uno de ellos entretener a los demás con un cuento cuya temática va desde lo sublime hasta lo picaresco.

                                      Zosia Mamet en El Decamerón

Conociendo el modo en que opera Netflix, podemos esperar mucho desnudo, mucho sexo, mucha denuncia de clasismo,  y mucho derrumbe de reglas sociales a lo Admirable Crichton. No creo que supere en escenas graficas a la versión de Pasolini, pero no me atrae para nada.

América Latina

Europa Europa

 Este verano podrán ver la Segunda Temporada de El Comisario Ricciardi y la Primera Temporada de Charité.

Film&Arts

6 de Junio: Tercera Temporada de Miss Scarlett and the Duke.

16 de Junio: Estreno en Latinoamérica de All Creatures Great and Small

¡Y nada para agosto!

Francamente, aparte de las series alemanas y Those About to Die, nada me apetece de este nutrido verano. ¿Y a ustedes?



jueves, 6 de junio de 2024

Un Detective Tudor: Shardlake en Disney



En medio del banquetazo de series de época que nos hemos dado en esta primavera no podía faltar algún bocado para los Tudormaniacos. Se trata de la adaptación al streaming de los whodunnit históricos de C.J. Samson que tienen como protagonista a un magistrado del siglo XVI al que su cercanía con el poderoso Thomas Cromwell lleva a involucrarse en muchos casos de asesinato.

Hace ya casi una década que se habló de adaptar la serie de Shardlake. Se compraron los derechos de la primera novela Dissolution (2003) y Sir Kenneth Branagh la protagonizaría. Se postergó para no chocar con Wolf Hall que también era un Tudor Drama. Entretanto Sir Kenneth firmó contrato para Wallander y tomarían diez años para que Disney pudiese filmar la novela de Samson.



 Hubo un momento que se pretendió cambiar al personaje principal de jorobado a enano y dárselo a Peter Dinklage. Por suerte,  tal idea no prosperó y el protagónico lo lleva un buen y carismático actor que sufre del mismo problema de espalda que Matthew Shardlake. Su nombre es Arthur Hughes

Estamos en 1536. Han pasado seis meses de la ejecución de Ana Bolena. Enrique VIII y su nueva esposa, Jane Seymour, están esperando el nacimiento del ansiado heredero. Para Thomas Cromwell (Sean Bean) es un momento de triunfos. Por fin ha recibido la venia real para clausurar los monasterios. Todo dentro de un marco legal.

Muerte en la Abadía

Se debe probar, para su clausura, que un monasterio es o un centro de vida depravada o un espacio de acaparamiento ilícito de riquezas. Para eso, Cromwell envía a hombres de confianza a investigar estos claustro. En la abadía benedictiná de San Donato en Scarnsea, Robin Singleton,  el hombre de Cromwell,  es encontrado asesinado brutalmente. Es hora de que Cromwell envíe por otro hombre de confianza, el magistrado Matthew Shardlake.



Maese Shardlake no puede negarse a una orden del Lord Protector, pero, aunque aprueba la clausura de los monasterios no le gustan los métodos utilizados puesto que a veces transgreden la ley. A regañadientes,  Shardlake emprende el viaje hasta Cornualles, pero es un viaje acompañado de molestias.

La primera es que antes de emprender su misión ya Shardlake se ha convertido en doble agente. El Duque de Norfolk le ha ordenado que lo mantenga informado de todos los detalles de su investigación. Los Tudormaniacos sabemos que Norfolk era el líder católico, gran enemigo de Cromwell, pero aquí lo muestran como un ambicioso que quiere parte del botín del clero.

Su Gracia le dice al abogado que no crea lo que Cromwell le ha dicho de repartir el oro confiscado  “entre el pueblo”. Todo irá las arcas del rey y a las de su hombre de confianza. Shardlake no lo pone en duda y la historia ha probado que Norfolk tenía razón.

El otro problema es más difícil de evadir. Cromwell le impone un compañero de viaje al abogado. Jack Barak (Anthony Boyle)es un individuo insoportable,  vanidoso,  mujeriego y que se rumora es sicario de Cromwell. Shardlake intenta evadir esa presencia incomoda argumentando que no necesita asistente. Barak le responde que va como “guardaespaldas”, pero el jorobado sospecha de que se trata de un espía, lo normal si recordamos que  Cromwell instituyó un estado policial en la Inglaterra Tudor.





Shardlake y Barak llegan a la costa de Cornualles al monasterio. Tanto el Abate Fabian como su prior el Hermano Mortimus,  creen que la muerte de Singleton fue accidental. Esa misma noche desapareció del monasterio su reliquia más preciada, la mano del Buen Ladrón. Posiblemente el ratero se encontró con Singleton y lo mató.

Shardlake no se traga esa teoría. El monasterio está alejado del pueblo y rodeado de zona pantanosa, un lugar de difícil acceso para un forastero. Además, Shardlake ha identificado al asesino como un perfecto espadachín que cercenó la cabeza de Singleton con la pericia de un verdugo. En la orden hay dos candidatos. tanto Mortimus como el hermano Edwig (el contador) tienen experiencia con la espada como militares que fueron.

En el monasterio, Shardlake se enfrenta a otro problema. Singleton tenía un asistente el Dr. Goodhap, que desde el asesinato de su patrón se ha encerrado en su cuarto temeroso de ser la próxima víctima. Enojado al saber que debe permanecer en el monasterio hasta el fin de la investigación, Goodhap no aporta mucho a ella. Aparte de cobarde, Goodhap puede ser agente de Norfolk. Al menos de eso lo acusa Barak. Goodhap se burla del petimetre diciendo que Cromwell lo sacó de una alcantarilla.


Un Moro, Un Sodomita y un Cartujo

En la primera noche, Shardlake queda impresionado con lo opípara de la cena monacal rociada de buenos vinos franceses. En la mesa va conociendo a otros habitantes de San Donato como el Hermano Guy, un moro,  que funge de medico con la ayuda de Alice, la única mujer en el monasterio.

Shardlake también identifica al hermano Gabriel el sacristán. Goodhap lo llama “sodomita” enfrente de todos. Inicia una discusión interrumpida por un fraile que usa un habito blanco diferente al oscuro de los benedictinos. Acusa a toda la congregación de ser sodomitas y de cometer todo tipo de pecados. Sigue a esto una diatriba en contra de Cromwell.

                                  El Hermano Gabriel

El abate se agita, todos los comensales se alborotan y sacan a la rastra al rabioso fraile. El compungido abate pide excusas. El Hermano Jerome está loco, es pariente de Jane Seymour por eso están obligados a aceptarlo, aunque ni siquiera es de la orden, “es cartujo” dice el prelado como si fuese una ofensa.

Se Acumulan los Cadáveres

Desde su llegada, que Shardlake se ha interesado en el tímido Simon Whelphy, un novicio un poco torpe al que todos humillan y maltratan. Durante la cena es obligado a pararse en un rincón con un casquete con la letra “M” escrita en el.  Esta especie de orejas de burro es para indicar que él es un “maleficum”, una encarnación del mal. Al final del primer e[episodio, Simon es golpeado en la cabeza y cae en profunda fiebre. Es ahí cuando pide hablar con Matthew Shardlake.



Simon le cuenta que Singleton no ha sido el primer asesinato en la Abadía. Que él intentó advertírselo a “ella”, el joven novicio no puede ser más coherente. A sabiendas que es la única mujer en los alrededores, Shardlake interroga a Alice, pero la enfermera no parece saber nada de lo que ha dicho Simón.



No se llega a saber más, porque Simon enloquece,  huye de la enfermería y se suicida arrojándose de un tejado. El magistrado descubre que antes de su suicidio, Simon recibió varias visitas entre ellas la del cartujo. Shardlake lo interroga y se lleva una sorpresa. Aunque sabemos que Fray Jerome advirtió a Simon de guardar silencio, la conversación se desliga del suicida.

El cartujo lanza su ira en contra de Cromwell quien lo torturó personalmente en la Torre de Londres. Shardlake cae en un obtuso negacionismo y dice que todo eso  es  mentira. Fray Jerome ofrece mostrarle las marcas que el potro ha dejado en su cuerpo. De pronto cambia el tema y comienza a hablar del prisionero de la celda contigua en La Torre: Mark Smeaton.

Los Tudormaniacos sabemos que Smeaton era el joven musico acusado de ser amante de Ana Bolena. Jerome dice que Smeaton lloró al conocer su sentencia de muerte. No por miedo a esta sino porque perdería su alma inmortal al haber confesado (bajo tortura) un falso adulterio que provocaría la muerte de una inocente: Ana Bolena.



Shardlake sigue negándose a creer. El monje le entrega un folio, ahí está la confesión de Smeaton. Barak,  que ha escuchado la confesión, exige que Shardlake destruya ese folio. Teme que Cromwell se entere de que han fracasado en su misión y los castigue.

La situación está peliaguda y Shardlake está en peligro. Sabe que hay una sombra negra que lo vigila, pero cuando intenta enfrentarlo, el encapuchado lo derriba de un empellón y huye. Incluso el medio ambiente está en contra del pobre jorobado. Paseando por el pantano, cae en arenas movedizas y es rescatado por Alice. Pero el mayor problema para el abogado detective lo representa Jack Barak.



El Odioso Jack Barak

Barak es un hombre impulsivo, tosco, obsesivo hasta el punto de la histeria. Parece odiar a la religión católica, pero a ratos es solo un gánster que quiere cumplir con las ordenes de su padrino a costa de la verdad y la justicia. La oportunidad se la da el Dr.  Goodhap que intenta huir sin permiso. Barak lo mata  para hacer creer que fue asesinado por la misma mano que decapitó a Singleton, alguien del monasterio.



Originalmente, Jack Barak aparece más adelante en la serie de novelas de Samson. Decidieron embutirlo aquí y no puede ser más desagradable. Hasta prefiero a Boyle en Manhunt. En cambio Shardlake es un protagonista maravillo. En dos capítulos nos mueve a compasión y respeto, todo gracias a la soberbia actuación de Hughes. Su interpretación de un hombre marcado por un defecto físico es más conmovedora cuando sabemos que el actor entiende lo que vive Shardlake.

Sabemos que es sensible, compasivo y creyente. En su infancia quiso tomar los hábitos, pero la Iglesia lo rechazó debido a su deformidad física. Desde entonces apoya una reforma de una institución que no propaga realmente el mensaje de tolerancia de Cristo.

Por otro lado, el magistrado no comulga con los métodos de su patrón. La ejecución de Ana Bolena, a la que fue obligado a asistir, lo ha dejado consciente de que la reina fue víctima de un complot fraguado por el rey y por Cromwell. Lo vemos empeñado en usar la justicia y la verdad para resolver un crimen precisamente porque son la armas que el Lord Protector, y su sicario Barak desprecian.

Encontré muy simpático que Shardlake le tenga celos a Barak por su éxito con las mujeres. Su soledad y sensibilidad lo hacen añorar una compañía femenina y lo llevan a enamorarse como un colegial de Alice y deseamos que ella le corresponda.



Con la buena combinación de un guion coherente, un elenco competente y un misterio fascinante, ya tendríamos bastante para recomendarla, pero hay que agregar la atmosfera histórica. Desde el vestuario hasta el paseo inicial de Shardlake por las calles de Londres, nos hace sentir que nos movemos en un mundo pretérito.

Otra maravillosa particularidad es que ni la Abadía ni sus alrededores son productos de efectos especiales. Disney ha encontrado su nicho en Europa y ha filmado allá esta serie que esperamos merezca una segunda parte. El monasterio ha sido filmado en el castillo rumano de Hunedoara (donde se filmó The Nun) una inspiración para el Castillo de Drácula y el Castillo Kreuzenstein en Austria.


                                 Castillo Kreuzenstein

Recomiendo la serie por su valor como ficción histórica y por una enmarañada trama. Nunca me imaginé quien era el asesino, y en cuanto a acción, para el tercer episodio ya llevamos cinco cadáveres.

No es la primera vez que tenemos misterios en monasterios, incluso hemos tenido detectives clérigos como el Hermano Cadfael, pero las novelas de Ellis Peters tienen lugar en el medievo tal como la sobrevalorada Nombre de la Rosa de Umberto Eco, pero no recuerdo ningún whodunnit histórico que tuviese lugar durante el reinado de Enrique VIII.

Contenido Violento y Gory: Es una serie detectivesca, hay asesinatos, violencia por doquier, pero es menos gráfica que otras series sobre la Era Tudor.

Contenido Sexual y Desnudos: Barak y Alice se acuestan, pero nada gráfico.

Factor Feminista: Una de las víctimas es mujer, y Alice demuestra lo difícil que es para una mujer trabajar en el mundo de hombres aun cuando se trate de monjes célibes.

Factor Diversidad: Aquí es donde entra lo woke. No pueden acusar a Disney de no integrar actores de color, aun cuando interpretan a personajes blancos. Ya al comienzo vemos que Cromwell tiene un asistente negro. En la Abadía de San Donato el abad, el sacristán y el hermano enfermero son interpretados por actores de origen africano.

                                   El Abate Fabián

El único que se entiende que sea interpretado por alguien de color es el hermano Guy, el enfermero, que se supone es un moro malagueño. Ese personaje se vuelve recurrente en la serie de Shardlake.

Por supuesto que el gran aporte a la diversidad de esta serie es tener un protagonista con un defecto físico que marca a Shardlake y lo hace un detective diferente. Desde el momento en que una transeúnte se persigna al ver al magistrado en la calle que sabemos que, a pesar de su inteligencia y estatus, Shardlake es un paria. Shardlake se puede ver por Hulu/Disney en USA, Disney en España y Star + en América Latina.

lunes, 3 de junio de 2024

Toranaga vs Yabu: Lo peor y lo mejor de Shogun 2024

 


Ya he comentado las quejas de los Shogun haters (me refiero a la novela) sobre como James Clavell y la serie original dieron demasiado protagonismo un blanco. En esta versión quien tiene la voz principal—el dios que sale de la máquina— es Yoshi Toranaga, pero sus esfuerzos por prevalecer lo han vuelto un monstruo. A ratos nos sentimos más inclinados a simpatizar con su retorcido vasallo Kashigi Yabushige. Hemos visto como la serie destruyó al personaje de Mariko,  ahora hablaremos de la deshumanización de Toranaga. ¿Estos cambios mejoraron o empeoraron nuestra visión del mundo japones de la época?

Los que han acusado a Clavell de racismo no han leído la novela. El libro está narrado desde diferentes perspectivas y la única ‘”blanca” es la del Anjin San. Hay más enfoque japones que europeo, más capítulos escritos desde puntos de vista asiáticos que el del único caucásico. Me da pereza contar páginas, pero apostaría que Blackthorne y Toranaga tienen la misma cantidad de espacio narrativo.

Es cierto que la primera miniserie se enfocó totalmente en el actor principal, más joven, más guapo que Toshiro Mifune,  y con mayores posibilidades románticas. Hablamos de una época en que casi toda la televisión estaba dirigida un público femenino,  heterosexual y de todas las edades,  que querían historias de amor, aunque fuesen épicas de samurái.



Aun así, la destreza de Mifune consiguió darnos el retrato de un poderoso estratega, lleno de ambiciones, pero con sentido de justicia y sin la ferocidad que caracterizaba a Yabushige. Al final de la miniserie nos enteramos de que fue el nuevo shogun quien destruyó la nave del Anjin-san, pero no lo culpamos porque entendemos que quiera retener a alguien tan útil como el inglés.

El Contubernio entre Mariko y su Señor

Ninguna adaptación no ha contado los secretos de Toranaga que Clavell nos revela al final de su saga, como el bushó y Mariko confeccionaron un plan para obligar a Ishido a entregar a los rehenes. Así sabemos que Toranaga exigió a Mariko que se divorciase de Buntaro al regresar de Osaka.

Lo que indicaba dos cosas, la primera que esperaba que Mariko saliese viva de su empresa, y que sabía que ella era demasiado infeliz en su matrimonio como para poder dar todo su apoyo y buen consejo a su señor. Al final del libro sabemos que Mariko es mucho más que una traductora. es la confidente y asesora de Toranaga y como todo buen patrón, el samurái sabía que solo lejos de su esposo golpeador podrá dar lo mejor de sí.



La relación con Anjin-san también demuestra la evolución del pensamiento de Toranaga. Al principio solo ve en el inglés a un mercenario sin D-s ni ley. Luego comienza a temerle— tal como Mariko— al percibirlo como una avanzada de otra cultura que quiere infiltrarse en Japón para dominarlo. Finalmente le encuentra uso y mucho.

Para entonces ya no le teme, pero tampoco quiere que se marche. Desea que reemplace al Padre Alvito y a Mariko como traductor oficia de su nueva corte. En su último encuentro por primera vez Toranaga saluda al marinero con una reverencia como lo haría con alguien de su propia condición. Qué diferencia con la versión del 2024.

Al final de la miniserie de 1980 vemos a Toronaga observando a Blackthorne construyendo su nueva nave. Ahí descubrimos que fue él quien la hundió y que seguirá hundiendo los baros que el inglés construya con la herencia que le legó Mariko (otro detalle que la nueva versión obvió). Cuando el bushó observa filosóficamente que el destino del Anjin-San es no dejar nunca Japón, adivinamos un dejo de cariño por el marinero.

En cambio, en su larga y franca confesión a Yabu en el episodio final de la nueva versión, Toronaga explica que no dejará marcharse a Blackthorne porque “me hace reír”. No hay mejor declaración del rol bufonesco que el personaje de Cosmo Jarvis cumple en esta historia ni mayor reafirmación del desprecio que el shogun siente por él.



Aunque libro y series nos describen a Yoshi Toranaga como un implacable y ambicioso señor feudal y que compara a todos sus vasallos y hasta enemigos con sus halcones, el nivel maquiavélico y manipulador que alcanza el personaje de Hiroyuki Sanada supera cualquier rasgo negativo que le imputara Clavell.

El Sangriento Crimson Sky

Antes de decapitar a Yabu, Toranaga confirma lo que su samurái traidor descubre:  todos han sido parte de un siniestro plan para él convertirse en el nuevo shogun. Ese plan, Cielo Carmesí, que en el libro solo se menciona es como Toranaga manipula y sacrifica a todos a su alrededor,  desde su propio hijo hasta Yabu.



El público no repara en lo peor del plan. Toranaga ha convertido a Mariko en su Femme Nikita aprovechándose de la depresión clínica que afecta a su sierva y de sus manías suicidas. ¿Cómo podemos llamar a una serie “feminista” si la protagonista es motivada por su enfermedad mental y la manipulación de un hombre que solo busca usarla tal como ha usado a todos los que lo rodean?

Vemos que Zadaki traiciona a su medio hermano y lo toma prisionero con órdenes de llevarlo a Osaka ser enjuiciado. Se sabe que eso equivale a una sentencia de muerte. Toronaga puede rebelarse, tiene fuerzas leales, pero prefiere fingir sumisión a pesar de que esto ofende a sus samuráis que,  en el peor de los casos, deberán compartir el destino de su señor y en el mejor de los casos , convertirse en ronin, mercenarios parias.

Nagakado (o Nakagado como le puso mi hermano) ,  hijo de Toranaga intenta matar a su tío traidor y muere en el intento. Toranaga medita que la muerte de su hijo le ha comprado tiempo ya que amparado por su luto puede retrasar su viaje a Osaka. Mas tarde,  cuando se reúne con sus esposa y conoce a su nuevo hijo no se muestra triste al recordar al que sacrificó ya que ahora tiene otro heredero.

                                                Nakagado bien Ka.....o

Cuando el Padre Alvito,  de motu proprio,  aconseja a Toranaga acercarse a Lady Oshiba para enfrentar juntos a Ishido, el bushó lo despide. Sabe que irá a contarle al Padre Visitador y de ahí saldrá un corre-ve-y-dile entre los daimios cristianos que de seguro llegará donde Ishido, nuevamente creando la sensación de que no habrá rebelión solo sumisión.

Los vasallos de Toranaga no aceptan esta sumisión y exigen acción de parte de su señor. Hiromatsu, hombre de confianza y amigo de Toranaga,  amenaza con cometer sepukku si el futuro shogun persiste en su decisión de entregarse a Ishido. En un extremo de crueldad, Toranaga deja que su vasallo se destripe públicamente y que el pobre Buntaro decapite al padre.



Mas tarde,  Mariko se da cuenta que todo ha sido parte del sangriento plan de Toranaga y que ella es solo un peón más.  Toranaga la engatusa haciéndola sentir culpable de haberle reprochado a su padre el haberla casado con Buntaro y haber lloriqueado por años deseado la muerte.



 Akechi casó a su hija a sabiendas que su esposo la protegería. El deseaba verla viva hasta el momento en que Mariko pudiese vengar a su familia. Así le lava el cerebro Toranaga . Así, Mariko está dispuesta a morir cumpliendo los deseos de su padre y de su señor sin darse cuenta de que está siendo utilizada.

No es así en el libro donde al final, Nagakado y Hiromatsu gozan de buena salud. Es Mariko quien visita al Padre Alvito para contarle que Toranaga no planea rebelarse contra Ishido. De paso aboga por el Anjin-San ofreciendo a cambio de la vida de su amante, la destrucción del Erasmo.

Es cierto que Toranaga aceptó enviar a Mariko a Osaka , pero nunca planeó que su muerte fuese el final de su viaje. Ni Ishido la quería muerta. Mariko fue cómplice y asesora de Toranaga, todo lo planificaron juntos.  En la nueva versión, Toranaga afirma que Mariko era Cielo Carmesí y que su sacrificio era obligatorio para cumplir sus planes. Nos sofoca su crueldad.



Aún queda un paso peor para convertir a Yoshi Toranaga en el villano de este cuento. Sabiendo quienes son los culpables del hundimiento del Erasmo, el futuro shogun crea una última pantomima. Acusa a toda la aldea de Anjiro y comienza a ejecutar a inocentes diciendo que no se detendrá hasta que aparezca el verdadero culpable. ¿De dónde le bajó esta manía nazi al bushó?

El pobre Anjin-San desesperado intenta decirle a Toranaga que los culpables fueron los jesuitas. Detrás de su bigote,  su señor sonríe socarronamente. Blackthorne hace un último intento y ofrece cometer sepukku. Toranaga actúa exasperado como si tratara con un niño o un loco. Pronto nos damos cuenta del desprecio que siente por el inglés. Lo ve como una mascota díscola.

Yabu, Chistoso y Humano

De alguna manera el salvajismo de Toranaga borra la primera impresión de Yabu como la de degenerado sádico que fue como lo interpretó Frankie Sakai en la versión de 1980. Quizá sea el talento de Tadanobu Asano (me encantó saber que en su juventud fue rockero punk) lo que hace de Yabu un personaje con tantos matices, siendo el principal la comicidad que nos hace olvidar que se trata de un oportunista cruel y traicionero.



El momento en que Yabushige aparece en pantalla es un alivio a la tensión que se vive en una historia tan trágica como imprevista. El modo en que regaña constantemente a su sumiso ayudante del que ni sabemos el nombre,  hasta sus amenazas de cambiar su testamento ya provocan hilaridad. Ni hablar de sus gruñidos con los que puntualiza cada frase.



Sin embargo, Yabu no es un mero payaso, tiene rasgos muy humanos y hasta positivos. lo vemos al final que aboga para que su sobrino sea su sucesor y heredero. La locura momentánea que lo afecta (y que lo delata) al saberse culpable de la muerte de Mariko,  también lo humaniza y permite verlo en otra luz.

Fantástica la evolución que marca su relación con el Anjin-San. Al principio se burla de Blackthorne enseñándole a decir ‘’soy un perro” en japonés. Al final , ya se siente su compinche y quiere que ambos huyan a Inglaterra juntos.



La grandeza de Yabu solo se comprende en la escena final donde demuestra sabiduría e intuición siendo el único que puede ver dentro de su señor. Se entiende que Toranaga lo vea más peligroso que el inglés y decida matarlo.



Creo que la mayor parte de la audiencia sintió tristeza ante la muerte de un personaje tan variado, pero solo un fragmento ha notado la turbiedad del personaje de Toranaga. Ese fragmento está compuesto por lectores de la novela que hemos entrado en shock al ver un bushó que es cien veces más oscuro y cruel que como se lo hubiese imaginado Clavell.

Definitivamente Shogun no es Feminista

Lo más chocante de este Toranaga es el modo en que maneja a Mariko como si fuese una marioneta, abusando de la fragilidad emocional de su vasalla. Esto priva a Mariko del poder que le concedió su creador y es un golpe bajo a cualquier ínfula feminista que haya prometido la serie

Si vamos a ser francos no encontramos un verdadero icono feminista en este cuento donde las mujeres son meros trasfondos para las acciones de sus hombres o son instrumentos de ellos. Al final de este relato,  Anjin-San ha sido privado de toda compañía femenina reducido a un pobre payaso que cree ingenuamente que podrá construir un barco y retornar a su tierra, pero ¿qué importa cuando hasta Buntaro lo está apoyando en su fútil empresa? Ese encuentro final tan redolente del male bonding es casi un insulto a la memoria de Mariko.



Con toda mi admiración por la cultura japonesa, no creo que esta serie la refleje positivamente. Para muchos la serie si ha explorado la mentalidad nipona de la época, pero creo que lo dicen por el discurso de Kiku sobre el Mundó del Sauce que, con toda su poesía,  no puede ocultar lo humillante de la prostitución.

Hablando de poesía me ha hecho gracia que todos estos personajes, incluyendo los más sanguinarios samuráis detengan sus intrigas y katanazos para sacarse un poema de la manga así de improviso. Es como el brutal Buntaro que honra a su esposa con la delicada ceremonia del té. O el que el Círculo de Regentes elija a un daimio que le gusta participar en el teatro kabuki

Aunque tales inclusiones den un toque exótico a la historia no la siento más japonesa que si hubiese puesto a Omi practicando el origami haciendo pajaritos de papel o que nos enteremos que Ishido planta pinitos bonsái. ¿Qué opinan ustedes?

 

martes, 28 de mayo de 2024

Damas Samurai: Sexo y Feminismo en el Shogun de 2024

 


 Los años entre el anuncio de que FX planeaba una nueva adaptación de Shogun y su aparición en pantalla estuvieron colmados de promesas: En esta adaptación no se les daría más protagonismo a los blancos; la miniserie sería un homenaje a la cultura e historia japonesas; y las mujeres ya no serían objetos, sino que llevarían la voz cantante. ¿Cuántas de esas promesas se cumplieron?

Nada de Japonesas Sexualizadas por Blancos

Comencemos por el rol de la mujer. Para eso tenemos que volver al libro. De lo que no se puede acusar a Clavell es de convertir a sus personajes femeninos en juguetes. En Shogun entramos en la psiquis de la mujer japonesa de 1600,  desde la de la poderosa Oshiba hasta la de una humilde consorte como Fuji. Mas no solo se concentró el autor en las clases altas.

Felicitaciones a quien se atreve a meterse en la cabeza de una prostituta como Kiku y quien nos brinda esa impagable entrevista entre Toranaga y la astuta Madame Gyoko. La nueva serie no pudo sustraerse a este fantástico encuentro, pero la pobre Kiku fue relegada al puesto de mera trabajadora sexual.



En el libro, el sexo es un tema importante. Algo que admira Clavell de la cultura japonesa es su libertad sexual y su hincapié de que el sexo es algo natural y bueno para la salud. En el libro,  Anjin-san tiene relaciones con Kiku, con Fuji y con Mariko. En su visita al burdel, Kiku le presenta varios objetos que hoy llamaríamos juguetes sexuales. Mas tarde el inglés intentará usarlos con Mariko lo que provocará una escena muy jocosa.

En la series se ha obviado lo de los juguetes, y también la noche con Fuji que es propiciada por Mariko para que su sobrina política no se sienta desairada. Sin embargo, en la versión de 1980— y muy atrevida para la televisión de su época— hay una escena de Blackthorne en una especie de yacusi primitivo. Aparece Lady Mariko, se desnuda y se mete en la bañera. Ante el asombro del forastero, la dama le explica que en el Japón la desnudez no es erótica por lo tanto no es tabú.



En una entrevista a Los Ángeles Times, Anna Sawai dijo que ella había conseguido retirar esa escena puesto que era una reiteración de la imagen de “japonesa sexualizada por un blanco”.  El wokismo mitutero de la neozelandesa ha sido una bofetada en el rostro de todas las japonesas que por más de un siglo han formado familias con caucásicos.

En Shogun 2024, Mariko sorprende al Anjin-San cuando el inglés está en un lago de aguas termales. El muestra nalgas, ella muestra agradecimiento de que por fin el puerco forastero decida bañarse. Como en esta versión, Mariko se dirige al inglés o con desprecio o con lástima,  errados están los que ven esta escena dejos eróticos. O que crean que admirar el físico del gordito excitó a la dama samurái hasta el punto de que le hizo una visita nocturna.



En el libro sabemos que fue Mariko la que sedujo al bárbaro haciéndose pasar por su criada. Esto les pareció escandalosos a los productores de la primera versión que nos dijeron que se trataba de otra mujer. En el 2024 es una cortesana,  ya que como una mujer totalmente, empoderada, Mariko no debe ser asociada con un comportamiento lascivo.



 En la versión original , aunque no hay escenas gráficas tenemos clarísimo que el inglés y la japonesa se han enamorado y consuman su amor un par de veces. Aquí se evitó toda tensión sexual o pista de un gran romance. Después de leer las declaraciones de Sawai yo estaba conforme con estas decisiones, pero la serie contradictoriamente intentó crear una historia de amor/sexo de último minuto (penúltimo episodio) que no convenció a nadie.

Kiku,  Un Juguete Sexual

Aun así, FX se sentía obligada a meter sexo gráfico y todas esas escenas quedaban a cargo de la cortesana Kiku. En la versión 1980, Kiku es un personaje terciario; en el libro es tan importante que acaba como la mujer del Anjin San. En esta última versión es el símbolo sexual de tres escenas.

En la primera, es llamada por Yabu para que apacigüe sus ánimos mientras oyen los gritos del prisionero hervido. Astutamente,  Kiku convierte a Yabu en voyeur mientras ella seduce al novicio/asistente de su cliente. En el libro, Yabu—que tiene problemas de impotencia— insiste en un trio (nos cuentan que entre los servicios del anónimo novicio está el de ser objeto sexual). Cuando Yabu se duerme, Kiku interroga al muchachito y al descubrir que nunca ha tenido sexo con una mujer, lo seduce. Como que esa escena de Clavell me gustó más que la de la serie.



En la serie también vemos un acoplamiento de Kiku y Omi. El joven samurái está loco por ella, la cortesana lo ve nada más que como un cliente. El ultimo topless de Kiku es con Zadaki, el hermanastro de Toranaga. Ahí nos queda claro que Kiku no es más que un relleno erótico.  Siguiendo las normas impuestas por Anna Sawai, Kiku si pasa una noche  (por dinero) con Anjin-San, pero no nos muestran ese encuentro. No vaya a ser que se corrompa la imagen de la mujer japonesa al exhibirla teniendo sexo con un hombre blanco.



Bendita Mariko Entre Las Mujeres

Yo me había creído la promesa de que en esta adaptación se les daría más trascendencia a las mujeres. Para mí fue buena noticia, me encantaban los personajes femeninos de la novela. Hubo tantos que no aparecieron: Yuriko, esposa de Yabu y la única persona a la que teme; Midori, la dulce esposa de Omi la que al final quieren casar con Blackthorne; Gracia, la esposa japonesa de Vasco Rodríguez, etc..

Mis esperanzas se esfumaron cuando vi que no solo no habían agregado más puntos de vista femenino, sino que habían magnificado a Mariko de tal manera que las otras mujeres debían comparase con ella y salir perdiendo.

En libro y primera versión, al final Kiku es entregada al inglés como consorte,  pero en la versión de 1980,  Blackthorne generosamente se la entrega a Omi sabiendo que el samurái ama a la cortesana. En la de 2024, Kiku, tras cumplir su función de mostrar pechugas,  simplemente desaparece.



Pasemos ahora al personaje de Lady Oshiba, madre del Heredero. En la vida real y el libro, Oshiba es una malévola intrigante. Aquí es una víctima del patriarcado. En el libro Oshiba quedó embarazada de un campesino y lo hizo pasar por hijo del Teigo. Su odio por Toranaga es porque cree que él conoce esa historia. En la serie, Oshiba recuerda y describe a Ishido como fue manipulada por la esposa del Teigo y este para poder concebir un heredero, como fue obligada convertirse en conejillo de Indias de tratamientos primitivos de fertilidad etc..



Como todas las mujeres en esta serie siempre Oshiba es contrarrestada con la imagen de Mariko. En esta serie,  ambas se criaron como hermanas, pero la vida las separó y las ha convertido en contrincantes. Por supuesto vemos que Mariko es la heroína y Oshiba la villana, pero es el cariño que le tuvo lo que hace que la madre del Heredero retire su apoyo a Ishido, algo que nunca ocurrió ni en la vida real ni en el libro.




Hay una escena muy significativa en esta nueva adaptación en la cual Oshiba hace venir a su amiga de la infancia y,  delante de Blackthorne, le reprocha a Mariko ser un obstáculo para sus planes. La escena me parecería superflua de no ser que Oshiba le recuerda a Mariko que todo lo hace por su hijo, en cambio su ex amiga no piensa en el suyo.



No es accidental que, en el mismo episodio, Mariko reciba una visita de su hijo en la que Saruji intenta disuadirla de su intento de suicidio y acaba echándole en cara las vergüenzas que lo hace pasar. La idea es sentir lástima por la dama ya que ni su hijo la comprende. En realidad, es evidencia de que ni su único hijo,  ni siquiera D-s (al que menciona el muchacho),  superan en importancia la misión suicida de Mariko, acrecentada por su obcecado Death Wish que define al personaje en esta versión.

Mariko Verdaderamente Enamorada (1980)

James Clavell creó un personaje delicioso que supera con su complejidad los clichés de muñequita de loza que se han asociado por mucho tiempo con las japonesas en la ficción occidental. No solo conocemos los pensamientos de Lady Toda, vemos varias perspectivas sobre ella, desde Toranaga hasta Fujiko. Eso la hace muy interesante porque cada personaje—incluyendo a Blackthorne— tiene una visión personal de Mariko que viene teñida por los prejuicios y limitaciones de sus observadores.

Clavell nos permite entrar en la psiquis de Mariko-San. De la mano de ella,  descubrimos a una mujer sensible atrapada entre el deber a su señor, el deber a D-s, y sus sentimientos,  pero también una mujer vital llena de pasiones que oculta muy sabiamente. Mariko es más parecida a Toranaga de lo que ninguna de sus intérpretes ha notado. Como el shogun, ella sabe que Blackthorne peligroso ya que representa otra Europa, a otra nación que quiere dominar al Japón.

En un momento de la novela, Mariko contempla contarle a Buntaro sobre su infidelidad para que su esposo mate al inglés y saque ese peligro del camino. Solo que “Lady María” se está enamorando de Blackthorne lo que trae otro problema a su laberinto de dilemas. Cuando Fujiko le pregunta si su seducción del Anjin-San se debió a que se creía viuda, su tía política le responde afirmativamente, pero en su interior Mariko sabe que no le hubiese importado. nunca había tenido necesidad de un amante. Ahora si “y tenía que ser el Anjin-San”.  



Es como el ultimo recuerdo de Fuji de su amiga es la felicidad de Mariko al haber rescatado a Blackthorne. “¡Lo salvé, lo he salvado!” Ahí nos damos cuenta no solo del amor de la japonesa por el bárbaro sino como este amor le ha dado un propósito a su vida vacía. Tal vez a eso se refería una entidad de YouTube cuando se alegraba de que a Mariko no la definiera el amor. ¿Entonces qué define a esta Mariko del Siglo 21? ¿Sus manías suicidas? ¿Su ciega devoción por su señor?

Mariko Falsamente Empoderada (2024)

En entrevistas, la despectiva Anna Sawai ha hablado con reverencia de Hiroyuki Sanada (Toranaga) y de cómo ha sido su maestro y mentor. Es como si hubiese trasladado a la vida real la dependencia de su personaje que la convierte en esclava de las ambiciones del Bushó. ¿Es eso mejor que ser impulsada por un deseo de proteger al hombre que ama? No es así como la imaginó Clavell.



El autor creó una mujer muy compleja, cuya vida está dominada por situaciones domesticas e históricas que la superan,  dividida entre su clase samurái y su nueva religión, entre la lealtad que le debe a su señor, a los portugueses que son sus hermanos en Cristo,  y la que le provoca este forastero que viene a alborotar ya su alborotado gallinero.

Nada de esto es recreado por Anna Sawai cuya Mariko es una mujer traumatizada por sus circunstancias familiares, un pésimo marido y que se cristalizan en un Death Wish total. La vida de Mariko está dominada por el deseo de huir y por creer que solo la muerte la liberará de Buntaro y de sus deberes.

Es Buntaro y no es el deshonor lo que la lleva a buscar la muerte. La serie en eso triunfa al crear la ceremonia de té en la que el brutal samurái intenta mostrar su amor por su esposa. Las palabras de Mariko (dichas con tanta dulzura),  que no quiere morir con él ya que tampoco quiere vivir con él, reflejan que su vida conyugal ha sido un calvario.



En el libro si nos describen las cosas horribles que Buntaro le hace a ella y a los que los rodean. Aun así, Mariko ama la vida y halla maneras de establecer su propia agenda sea adoptando una religión nueva o procurándose un amante. Cuando Mariko va a Osaka (y es decisión de ella no de Toranaga) no sabe lo que le espera, pero no desea morir.

Creo que parte del problema que hace a Mariko 2024 un personaje tan endeble es que la actriz no la entiende. Ha aspirado el wokismo occidental sin reparar ni en la cultura de sus ancestros ni el momento histórico que retrata Shogun.

Yoko Shimada era totalmente personaje con ese modo de deslizarse ayudada por sus largos kimonos en tono pastel y su delicada voz que, aun en momentos de gran premura, no se alzaba más de lo que debía. Sawai, a la que han arropado en oscuros kimonos que parecen batas de levantarse,  hasta el caminar le cuesta. La actriz ha confesado estar incomoda en esos zapatos de madera y se nota ya que camina chueca y sin garbo casi tan poco como cuando cabalga,  que parece estar sentada en la grupa de un camello.




De como Fuji se Convirtió en Mi Personaje Favorito

Sin embargo, esta nueva versión si ha encumbrado un personaje femenino hasta el punto de convertirla en mi favorita y favorita del público. En el libro, Fujiko cumple el rol de testigo,  se la usa para expresar lo que sienten los demás, principalmente Mariko. Sabemos poco de lo que piensa y muchas veces es Mariko quien debe servir de puente entre el Anjin-san y su consorte.

En la versión del 2024, se ha remediado este error dándole a Fuji mayor trascendencia hasta el punto de que surgieron grupos de fans que la shipeaban con el protagonista. Dándose cuenta del poder alcanzado por el personaje, los guionistas la retiraron de las cámaras por un par de episodios que son los que ponen a Mariko como el eje de los planes de Toronaga por lo tanto el eje de la trama .

Es ahí donde torpemente pretenden insertar el elemento romántico entre el inglés y su interprete…y fracasan. Por lo que en el episodio final tenemos esa maravillosa despedida de Blackthorne y Fuji que, ante rumores de una segunda temporada, nos tiene a los shiperos cavilando en una posible historia de amor entre Anjin-san y su ex consorte .A mí me encanta Moeka Hoshi, la actriz que interpreta a Fuji. Es más bonita que Anna Sawai, a pesar de que mi hermano dice que le recuerda a Snoopy, el perrito de Charley Brown.

                                               Fujiko-San
                                                                  Snoopy.   ¿Se parecen?

En el libro y anterior serie se menciona que Fuji esta “desempleada” puesto que su marido fue obligado a suicidarse. En esta última adaptación conocemos toda su genealogía, nieta del gran Hiramatsu, sobrina del brutal Buntaro y esposa del impulsivo Tadayoshi . Ofendido por los insultos de Ishido hacia Toranaga, Tadayoshi sale en defensa de su señor,  cometiendo una falta de cortesía que solo se paga con la muerte. Para hacerlo más horrible, Tadayoshi debe antes sacrificar a su único hijo, un bebé de pecho.

Nuestra primera visión de Fuji es cuchillo en mano y bebé en brazos negándose a entregarlo al marido. Debe intervenir Mariko que consigue que permitan que su sobrina sea quien lleve al niño a la cámara donde espera Tadayoshi para acabar con la vida de ambos. No podemos imaginarnos una presentación más dolorosa y un modo de interesarnos desde ya en un personaje secundario.



Aunque Toranaga consigue que perdonen la vida de la nieta de su amigo y consejero, la sacrifica de otra manera, regalándosela al bárbaro. Para Fuji no hay destino peor, aun así, acepta su deber como si fuese un empleo. En ese sentido la serie es fiel al libro, aunque hay diferencias.





En el libro, Mariko empuja a Blackthorne a acostarse con su consorte porque el despreciarla como compañera de cama la rebaja. En la serie cuando Buntaro interroga a su sobrina sobre ese aspecto, Fuji dice que “afortunadamente” el bárbaro no la importuna con requerimientos sexuales. Esto va de acuerdo con el patrón que se han impuesto los guionistas de que el blanco no debe relacionarse físicamente con las japonesas.

En el libro, Fujiko es la confidente de Mariko, la que conoce y oculta la relación adúltera de su tía con el Anjin-san. En el 2024,  como no hay tal relación tampoco existe esa intimidad. Incluso Mariko va alejándose de Fuji emocionalmente. Me resultó desagradable como recrearon esa escena en que Blackthorne y Fuji la descubren golpeada por Buntaro. Mariko a gritos les exige furiosa a ambos que la dejen sola y agrega “esta casa está maldita!” palabras incomprensibles y una furia que no aparece ni en el libro ni en la otra versión. Pongo ambas versiones, la del 80 es más cercana al libro.




¿Será que Sawai se puso celosa del protagonismo que estaba adquiriendo Fuji y que nos llevó a muchos pensar que sería ese el romance que esperábamos? Es cierto que esta Fuji tiene mayor agenda que en libro y versión anterior. En el libro es Mariko quien le exige a Blackthorne que entregue sus pistolas a Fuji para que ella sea la custodia de las armas. Aquí es la consorte la que soluciona el dilema de ‘su marido” empuñando las pistolas para amenazar a Omi que quiere requisarlas. En el libro, es parte de esa escena la entrega de las espadas del padre de Fuji a Blackthorne. En la serie, Fuji lo hace al final de una cena como un gesto de gratitud.



Luego tenemos ese episodio del faisán maloliente y de cómo Fuji debe resolverlo sin ofender a su marido. Vemos que Blackthorne descarga la furia en contra de su consorte por haber provocado la muerte del jardinero. En la versión 1980, Mariko explica al inglés que el único culpable de todo ha sido él.  Entonces el Anjin-san retorna a su casa y encuentra a su consorte que se deshace en disculpas y ofrece permitir que el piloto la mate. Apiadado, Blackthorne la abraza.



Desde ahí solo tendremos escenas esparcidas de la consorte. Después del terremoto, Blackthorne retorna a su casa y encuentra a su mujer herida, le hace unos cariños para consolarla. Poco después ella se le aparece al marido y le muestra que las cicatrices de la quemaduras han cicatrizado. Creo que es la última escena importante de Fuji en la serie de 1980.



En el libro, Fuji solo adquiere importancia al final. Toranaga decide permitir que Fuji se suicide y pueda reunirse en el más allá con su esposo e hijo. Solo pide que lo haga parecer un accidente. Como al final el bushó anda haciendo, diciendo y pensando cosas que no corresponden a su imagen a través de la novela., este es un cabo suelto que no se entiende.

Fiel a su consorte, Fujiko decide dejar todo arreglado para que la vida del bárbaro sea cómoda. Se va a preparar las nuevas propiedades que Toranaga ha regalado a su hatamoto y, por supuesto, no desea dejarlo solo. Deliciosa es la escena en que el futuro shogun y consorte organizan la vida matrimonial del inglés sin consultarlo. Divorciarán a Midori de Omi y la casaran con Blackthorne a quien además le regalaran a KIku de consorte.

Unas páginas más adelante, Toranaga toma otra decisión: se olvida de Midori y casará a KIku con Anjin-San. Como Kiku para entonces es la concubina del bushó y acaba de perder un bebé, nos parece un detalle de mal gusto, aparte de incomprensible que Toranaga consulte la opinión de Fujiko y luego vaya en contra de lo planeado.

Por suerte en esta última versión desaparecen todas estas discrepancias y Fujiko recibe un final a su altura. Toranaga la libera de sus obligaciones de consorte y cumple su deseo de enviarla a un convento. Nada de suicidios, solo una vida de paz para quien ya ha sufrido tanto.

Exquisita la escena en que,  rebosante de alegría, Fuji le avisa a Blackthorne que ya no será su consorte, que es libre y se marcha. Me sentí triste al ver los esfuerzos del inglés por no dejarla ir. Qué solo y confundido debe estar. “Te ordeno” dice en un momento y ella sonríe. El ya no tiene poder de ordenarle nada.



Sin embargo, la serie tiene un modo bellísimo de hacer que esta pareja se despida. Blackthorne lleva en un bote a remos a su ex consorte al medio del mar para que entierre las cenizas de sus seres queridos. Así también él podrá enterrar el crucifijo de Mariko, todo lo que le queda de ella. Triste y serenas son las palabras con las que le explica a Fuji porque el mar es un buen cementerio.

Fujiko tal vez no entienda el significado de las palabras, pero comprende las emociones del “bárbaro” y utiliza la misma frase que Mariko usó para consolarla de la muerte de su hijo: “ Que sean tus manos las ultimas que lo toquen”(refiriéndose al crucifijo)



A esas alturas, yo ya estaba berreando y exigiendo un Emmy para Moeka Hoshi.  Es que realmente es el mejor personaje femenino. Una mujer que conmueve y que evoluciona con los hechos del relato. Si Fujiko es mi personaje femenino favorito ¿cuál es mi personaje masculino predilecto y cuál me cayó peor? En la última entrega compararé la humanización de Yabushige vs la deshumanización de Toranaga y cuestionaré si esta versión es realmente más profeminista y japonesa que la original